La escalada de contagios de Covid en Andalucía empieza a pasar factura a los eventos de Navidad

Varias personas disfrutan del encendido navideño en el centro de Sevilla.
Varias personas disfrutan del encendido navideño en el centro de Sevilla.
RAÚL CARO / EFE
La variante ómicron está provocando una enorme preocupación en el sector de la hostelería.
Atlas

Los hosteleros llevan tiempo avisando: no dan para más. La duración de la pandemia del coronavirus y las restricciones, cuando no los cierres forzados, han asestado un golpe mortal a muchos negocios. Los que siguen en pie han visto con alivio cómo el nivel 0 en Andalucía ha permitido desde hace pocos meses algo parecido a la normalidad en la relación de sevillanos y turistas con bares y restaurantes. En este contexto, la campaña de Navidad se dibujaba más estratégica que nunca, pero no está asegurado que transcurra como los hosteleros desean y necesitan.

Desde la Asociación de Hosteleros de Sevilla (AHS) confirman a este periódico que ya se han producido "algunas cancelaciones" dentro de las primeras reservas de cenas, comidas y eventos de empresa de cara a la Navidad, cuya campaña comienza de manera tradicional a principios del mes de diciembre. En cifras son pocas, como pocas son las reservas efectuadas este mes, pero son un indicativo nada desdeñable de la situación comprometida en la que se encuentra el sector.

La AHS achaca estas cancelaciones al repunte de los contagios por Covid en Andalucía, que ya superan los 1.000 diarios, la mayor cifra desde septiembre, y al anuncio que se ha venido haciendo desde hace semanas de la reunión del comité de expertos, que finalmente se celebró el viernes pasado. En ella, la Junta ha determinado pedir el aval de los jueces para exigir el pasaporte Covid solo en las visitas a hospitales y residencias de mayores. El ocio y el comercio quedan fuera de momento, pero desde la AHS temen que, si la "alarma social" va a más, la hostelería se resienta precisamente en la campaña en que esperaban apuntalar la recuperación.

Javier Frutos, presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería de Andalucía, no quiere caer en el "tremendismo": "Sin alarmar, pero sí estamos preocupados por esta incertidumbre", señala. El sector se juega mucho después de que se hayan cerrado casi un 15% de empresas. "En principio, las Navidades iban a ser buenas porque se está reactivando la economía y los contagios estaban controlados. Pero todo lo que sea no seguir en esta línea de normalidad, nos afectaría mucho", mantiene Frutos. Los hosteleros creen que las medidas para el control y reducción del aforo y los horarios podrían desincentivar y aguar la campaña. Pero este tipo de restricciones solo se activarían con el nivel 1, algo que por ahora, a tenor de las cifras, no se prevé.

Las expectativas son altas porque no queda otra que confiar en una Navidad potente para el sector, que arrastra muchos problemas y se enfrenta a otros tantos a principios de año. "Hemos estado muchos meses parados, las empresas se han endeudado y de cara al primer trimestre de 2022 hay que pagar los préstamos ICO", explica Frutos.

No en vano, antes de la pandemia, la campaña navideña suponía un espaldarazo fuerte a la contratación en el sector servicios. Por ejemplo, en 2019 se firmaron 19.650 contratos en la provincia de Sevilla en transporte y logística, hostelería y comercio ligado al refuerzo de Navidad, la cifra más alta de Andalucía. A nivel regional, se crearon un total de 87.390 empleos. Los empresarios confían en que un fin de año sin restricciones permita acercarse a cifras de antaño y paliar la crisis del sector.

En primera persona

Desde el Grupo Abades, que cuenta con dos restaurantes de renombre en Sevilla, cifran el peso de la campaña navideña en un 15% del total de la facturación del año. Las comidas de empresa suponen hasta la mitad de los servicios en diciembre. Por eso, esperan un gran año, recuperando la línea de 2019.

Las reservas ya son "muchas" en el caso de Abades Triana, a pesar de las "dudas" que trasladan los clientes, explica Francisco J. Azuaga, el director de este establecimiento de la calle Betis. "Prevalece la idea de que la gente quiere poder celebrar la Navidad, aunque se incrementen razonablemente las restricciones". Para Azuaga, "es impensable que volvamos a los niveles de restricciones anteriores por lo extremas que han sido" y llama a "minimizar los daños colaterales" de un repunte.

En concreto, el director considera que, con una amplísima capa de la población ya vacunada, las autoridades deberían "centrar más las restricciones sobre la población que no está vacunada". Que prevalezca la salud y la seguridad, sí, pero con tacto, pues "la sociedad está ya bastante afectada y sufrida".

El Gobierno andaluz viene llamando a la prudencia de cara a las fiestas. "La Covid sigue entre nosotros", alertan. La tendencia de contagios es al alza, aunque el repunte, gracias a la vacunación, no se traduzca en mayor ocupación hospitalaria. Por ahora, solo el acceso a centros sanitarios estará controlado mediante el pasaporte, mientras que bares y restaurantes podrán seguir trabajando con normalidad. Las próximas semanas serán cruciales para salvar la temporada.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento