Países Bajos reintroduce la distancia social, las mascarillas y refuerza el pase covid tras el aumento de contagios

Un paciente crítico de Covid ingresado en la UCI del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona, el pasado mes de agosto.
Un paciente crítico de Covid ingresado en la UCI.
ACN

El Gobierno neerlandés anunció hoy la reintroducción de la distancia social en Países Bajos "como una regla básica" y el refuerzo del uso del pase covid en la vida social, en un intento de frenar el rápido aumento de los contagios y de la presión hospitalaria.

El primer ministro neerlandés en funciones, Mark Rutte, subrayó la "dificultad" que supone volver a imponer restricciones por la pandemia y anunció que la distancia social de 1,5 metros "vuelve a estar en vigor", con la recuperación de reglas como el teletrabajo al menos la mitad del tiempo y el requerimiento del pase covid en más lugares a partir del próximo día 6.

Los neerlandeses tendrán que mostrar un código QR válido para sentarse en las terrazas al aire libre, acceder a los museos, las piscinas, los gimnasios y otros lugares cerrados de acceso al público, que se suman a la hostelería, el ocio nocturno y los eventos musicales y culturales, donde ya se exige el pase covid.

Las mascarillas, ahora solo necesarias dentro del transporte público, vuelven a ser obligatorias en los comercios, las estaciones de tren, pasillos de los colegios, edificios gubernamentales y en las profesiones de contacto, como las peluquerías y los masajistas.

El ministro en funciones de Sanidad, Hugo de Jonge, explicó que las medidas buscan reducir la presión hospitalaria y recordó que la mayoría de los pacientes con covid-19 ingresados no están vacunados, y muchos de ellos "no estarían" en el hospital si hubiesen recibido las vacunas que se les ofrecieron.

"Me gustaría que os lo volvierais a plantear si no estáis vacunados", instó el ministro, que recordó que "estar sano" no significa que los que nos rodean también lo están y vacunarse es proteger "a tus seres queridos".

También confirmó que seguirá la recomendación hecha hoy por el Consejo de Salud, que consideró necesaria una dosis de refuerzo para las personas mayores de 60 años, empezando en diciembre por los mayores de 80 años, a los que seguirán aquellos que se encuentran en residencias de ancianos.

El ministro adelantó que "eventualmente" las personas menores de 60 años con un sistema inmunitario sano también podrían recibir una vacuna de refuerzo, aunque todavía no se ha tomado una decisión concreta en este sentido.

Por otro lado, el comité de sanidad local de Ámsterdam ha rastreado el origen de al menos 1.027 casos de coronavirus hasta un festival de música electrónica que tuvo lugar a mediados de octubre en la capital neerlandesa.

El evento vendió unas 300.000 entradas para distintos espectáculos en toda la ciudad y la admisión estaba condicionada al pase covid, que reconoce a vacunados, personas que han superado la covid-19 y aquellos que tengan un resultado negativo.

Desde que Países Bajos puso fin, el pasado 25 de septiembre, a las reglas de distancia social a cambio del uso del pase covid en la hostelería y los eventos culturales, los contagios en el país se han disparado hasta superar los 7.000 diarios.

Según datos publicados hoy por el Instituto de Salud Pública (RIVM), se han registrado 54.000 casos positivos en los últimos siete días, un aumento del 39,3% en comparación con la semana anterior, mientras que el índice de reproducción de contagios está ya en 1,20.

Al menos el 81,7% de la población mayor de 12 años en Países Bajos ha recibido ya la pauta completa, lo que asciende al 85,2% con al menos una dosis, pero se calcula que en torno a 1,8 millones de personas rechazan vacunarse por diferentes motivos, entre ellos el escepticismo a las vacunas de la covid-19 o por razones religiosas.

Restricciones en más países

Otros países europeos corren la misma suerte en cuanto al aumento de contagios, encabezados por los países balcánicos, en concreto Letonia. El gobierno letón aprobó hoy la implantación de un confinamiento estricto, con toque de queda nocturno, a partir del próximo jueves y durante las cuatro semanas siguientes ante el incremento alarmante de los casos de covid-19.

El cierre de la vida pública afectará todas las actividades culturales, sociales y reuniones públicas, así como encuentros entre personas de más de un hogar, según acordó el Consejo de Ministro, pese a las divergencias surgidas entre algunos de sus miembros.

Además de los países balcánicos, que tiene una incidencia acumula a 14 por cada 100.000 habitantes por encima de los 1.000 casos, otros pases con una mala situación sanitaria son Bulgaria y Rumanía. Este último ha implantado un toque de entre las 22.00 y las 5.00 del día siguiente para personas no vacunadas.

Los Estados europeos aumentan la presión de las restricciones en las personas no vacunadas. La canciller alemana, Angela Merkel, reclamó hoy aplicar restricciones para los no vacunados de covid ante el aumento de los contagios en el país.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento