Villarejo vuelve a implicar a Rajoy en el espionaje a Bárcenas y sostiene que tuvo "tres o cuatro" encuentros con él

El expolicía José Villarejo a su llegada a la comparecencia en la comisión parlamentaria que investiga la presunta trama parapolicial diseñada para espiar al extesorero del PP Luis Bárcenas.
El expolicía José Villarejo a su llegada a la comparecencia en la comisión parlamentaria que investiga la presunta trama parapolicial diseñada para espiar al extesorero del PP Luis Bárcenas.
EFE
Villarejo asegura que se reunió con Rajoy en Génova por la ‘Operación Kitchen’
Atlas/Chema Moya

El excomisario José Manuel Villarejo vuelve a implicar directamente -y sin pruebas- al expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la Operación Kitchen, la supuesta trama parapolicial montada por el Ministerio del Interior de Jorge Fernández Díaz para espiar al extesorero del PP, Luis Bárcenas. Y ya van tres veces. En esta ocasión, en la comisión parlamentaria que investiga el asunto, donde ha asegurado que las órdenes que recibía las habría dado Rajoy a la operación y que se habría visto con él "tres o cuatro" veces.

“Yo no tenía la garantía de que quien me daba las órdenes era él y quería saber si estaba detrás”, ha asegurado este miércoles en el Congreso de los Diputados para explicar los motivos por los que se habría citado con Rajoy. A preguntas del diputado socialista, Felipe Sicilia, el excomisario ha dicho que una de las reuniones habría ocurrido en marzo de 2014 en el despacho de María Dolores de Cospedal, ex ministra de Defensa y secretaria general del PP entre 2008 y 2018. 

En esa cita, según la versión del excomisario, para el que la Fiscalía solicita más de 100 años de prisión en las tres primeras piezas de la macrocausa Tándem, que empezaron a juzgarse el pasado miércoles en la Audiencia Nacional, también habría estado presente un "abogado defensor" del Centro Nacional de Inteligencia (CNI). Según su relato, Villarejo habría entrado por el garaje hasta la quinta planta de la sede de los populares para esta reunión, y habría sido acompañado por el entonces jefe de gabinete de Cospedal, José Luis Ortiz. El juez también imputó a Ortiz tras incautar varias agendas a Villarejo, en las que el excomisario implicaba al ex jefe de gabinete en el operativo contra Bárcenas.

Además de esos "tres o cuatro" encuentros, Villarejo ha insistido en que se habría comunicado con Rajoy vía mensaje de texto. Según ha contado, el expresidente le habría hecho "preguntas concretas" de "si había algo nuevo". "Me preguntaba sobre los indicios", ha declarado. El excomisario ha continuado así con la versión que dio el pasado mes de mayo en la misma comisión. Entonces, señaló que Rajoy le habría contactado en varias ocasiones "fuera del circuito oficial" con dos teléfonos que obran en la causa que se juzga en la Audiencia Nacional, aunque ni el expresidente ni la exministra han sido ni citados ni imputados.

Villarejo también insistió en el papel del expresidente en la trama el pasado julio, cuando sostuvo que Rajoy habría tenido "un interés personal" en la Kitchen "porque era un problema de Estado". En la sesión parlamentaria de este miércoles, también ha disparado contra Félix Sanz Roldán, el ex director del CNI, contra quien mantiene una enemistad pública. Es más, llegó a llevarle a juicio por injurias, aunque Villarejo resultó absuelto. Así, el excomisario ha señalado que el CNI y el Ministerio del Interior "deciden a quién se destruye". A preguntas de Macarena Olona, de Vox, ha asegurado que la democracia "no será real" mientras exista "una unidad impune con un poder tan absoluto que nadie cuestiona".

Alaba a Rubalcaba y carga contra Fernández Díaz

Villarejo también ha asegurado este miércoles que habría trabajado para el PSOE cuando Felipe González era presidente del Gobierno. Ha aprovechado esta declaración para elevar la figura pública del exministro del Interior ya fallecido Alfredo Pérez Rubalcaba, a quien ha contrapuesto con Jorge Fernández Díaz, que sí está imputado en Kitchen a diferencia de Rajoy y Cospedal. "Ojalá hubiera estado él en lugar de Fernández Díaz", ha añadido, en referencia velada a la decisión del exministro popular de desentenderse del caso y echar la culpa a Francisco Martínez, su ex número dos. 

Dice que le inyectaron hormonas femeninas al emérito

Villarejo, finalmente, también ha asegurado que se habrían inyectado "hormonas femeninas" al rey emérito Juan Carlos I para "rebajarle la libido". "Lo que no se puede es envenenar a un señor con hormonas femeninas o con ataques a su libido porque es un problema de Estado", ha asegurado el excomisario, que ha confirmado, a preguntas de Gabriel Rufián (ERC), que se refería al monarca. "Se consideraba un problema de Estado el que este señor fuera tan ardiente, por así decirlo", ha sostenido.

Además, tras afearle Bildu que no tenía pruebas al respecto, ha asegurado que las entregará en el juicio. "Hay una grabación de la señora [Corinna] Larsen y unos informes médicos de una clínica donde, entre otras cosas, me encargaron a mí recuperarlos para que no hubiera rastro. Todo eso aportaré en el juicio".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento