El 'día D' de Villarejo: se enfrenta a 100 años de cárcel en su primer juicio por Tándem en la Audiencia Nacional

José Manuel Villarejo.
José Manuel Villarejo.
EP

Era 4 de marzo de 2021. Con una carpeta verde, un parche, su característica boina y gafas de sol, el excomisario José Manuel Villarejo llegaba a la Audiencia Nacional en el que era su primer día en libertad tras pasar más de tres años en la prisión de Estremera. "No voy a ir contra nadie, nada más quiero defenderme, y por supuesto voy a desenmascarar a todos", decía entonces. Este miércoles, la imagen se repetirá en el que puede considerarse como su 'día D', pues empieza su primer juicio por Tándem, en el que se enfrenta a una petición que supera los 100 años de cárcel. Está previsto que dure hasta principios de 2022.

La vista llega casi cuatro años después de que el excomisario fuera detenido. Fue el 3 de noviembre de 2017 cuando la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional le acusó de organización criminal, cohecho y blanqueo de capitales. En este tiempo, la causa ha supuesto el descubrimiento de libretas y grabaciones que han salpicado a diferentes grandes empresas e, incluso, a la cúpula del Ministerio del Interior de Mariano Rajoy (con Jorge Fernández Díaz, imputado en la operación Kitchen, al mando) y ha ido haciéndose más grande hasta llegar hasta las 30 piezas. "Declararé por 100", dijo en marzo Villarejo. De momento, este miércoles tocan tres: Pintor, Iron y Land.

En dichas piezas hay una treintena de imputados, entre los que destacan su mujer, Gema Alcalá, o el excomisario Enrique García Castaño, apodado 'El Gordo'. Para ambos la Fiscalía solicita unas penas similares a las de Villarejo, que rondan la centena de años. Está previsto que ellos declaren en noviembre, pues esta semana se tratarán las cuestiones previas. Con todo, los que se sentarán en el banquillo de los acusados lo harán por delitos como falsedad documental, tráfico de influencias, extorsión o cohecho.

En Iron, que fue la primera pieza cuya instrucción concluyó, Anticorrupción solicita 57 años de cárcel para Villarejo. La investigación reveló un 'modus operandi' en la actividad profesional del ex comisario que se fue repitiendo en la mayoría de las más de 20 piezas en las que está dividido Tándem': Villarejo habría constituido un entramado societario en el que, entre otras cosas, se prestaba servicio de detectives, valiéndose de su privilegiada posición en la Policía Nacional y recurriendo a otros funcionarios policiales para obtener datos de forma ilícita, en ocasiones a cambio de regalos. En este caso, se juzga si el despacho de abogados Herrero&Asociados contrató a la compañía de Villarejo para que espiara a un bufete de la competencia que habían llevado consigo varios clientes internacionales. El precio fue superior a los 600.000 euros.

Esta forma de proceder se habría repetido en Land, donde la petición del Ministerio Público alcanza los 38 años de cárcel. En este caso, la compañía Procisa habría contratado a Villarejo por 340.000 euros. El trabajo del excomisario consistió en hacer un informe sobre una jueza que condenó a la empresa contratante a pagar 34 millones de euros. También intoxicar en los medios de comunicación la reputación de personas que decidía Procisa.

Asimismo, en Pintor la Fiscalía pide 14 años para Villarejo, pero también para su hijo. Ambos habrían sido contratados por los hermanos Juan y Fernando Muñoz, que le habrían dado 200.000 euros para que encontrara información comprometida del juez Francisco Javier de Urquía, ya inhabilitado, que era su exsocio. El excomisario habría conseguido un vídeo comprometido del magistrado que finalmente los contratantes no usaron. Villarejo llegó a contratar a una agencia de detectives para que siguieran al exsocio de los hermanos Muñoz, aunque el plan se frustró porque terminó siendo detenido. Este material lo encontraron los agentes en su vivienda.

Con todo, el juicio que arranca este miércoles es la punta del iceberg de las causas que pesan contra el excomisario. Ya tuvo un juicio -en el que terminó siendo absuelto- al ser acusado por Félix Sanz Roldán, ex director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) de injurias y denuncia falsa. Del resto de las piezas restantes que integran Tándem, en algunas se ha terminado ya la fase de instrucción, aunque no en todas. Todo ello marca un difícil calendario judicial para el excomisario, que volverá de nuevo a la Audiencia Nacional.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento