Cambrollé: "Hay cardenales que no dejan marca pero son maltrato, y esta ley viene a proteger a la infancia"

La presidenta de la Asociación de Transexuales de Andalucía Sylvia Rivera, Mar Cambrollé, ha igualado el maltrato físico con impedir el libre desarrollo de la identidad del menor afirmando: "Hay cardenales que no dejan marca pero son maltrato, y esta ley", en referencia a la Ley Trans de La Rioja, "viene a proteger a la infancia".
Cambrollé: "Hay cardenales que no dejan marca pero son maltrato, y esta ley viene a proteger a la infancia"
Cambrollé: "Hay cardenales que no dejan marca pero son maltrato, y esta ley viene a proteger a la infancia"
20M EP

La también presidenta de la Federación Plataforma Trans y portavoz en Europa de RESPCTTRANS ha comparecido en el Parlamento de La Rioja en el marco de la tramitación de la Proposición de Ley de Igualdad, Reconocimiento a la Identidad Sexual y/o Expresión de Género y Derechos de las Personas Trans y sus Familias solicitada por el Grupo Mixto (integrado por IU y Podemos) y Ciudadanos.

Tras indicar haberse leído la proposición de ley, ha indicado que, con ella, "los niños van a ser protegidos para que no sean golpeados de manera psíquica cuando no les permiten el libre desarrollo de su personalidad, tanto dentro de la familia como fuera".

Ha incidido en que no toleramos que vaya un niño con cardenales, "pero a veces los niños trans van llenos de cardenales por dentro, y eso es lo que les hace querer quitarse la vida". Ahora, ha creído: "Esto podemos arreglarlo respetando su identidad".

Ha relatado cómo Andalucía fue la primera comunidad de España, y Europa, que legisló sobre las diversidades trans como parte de la diversidad humana y no como patología.

"La patologización", ha dicho, "es una manera de estigmatizar a un grupo humano y la excusa para que se vulneren sus derechos".

Así, en Andalucía se aprobó una ley que reconoce la "autodeterminación" de estas personas; algo que ha destacado porque, ha dicho: "No tratarles como enfermos mentales y reconocerles autodeterminación es la herramienta política que hace posible que sean objetos de derecho y no un sujeto tutelado".

Cambrollé ha señalado cómo "la discriminación de la mujer es estructural, viene de un mundo hecho para hombres, pensado por hombres" para explicar que "vivimos en un mundo hecho por personas no transexuales" y, por eso, las personas trans han sido "apartadas de la cultura, la ciencia y la política", y "por eso carecemos de referentes".

"La autodeterminación", ha dicho, "es la herramienta que nos devuelve la capacidad de ser objeto de derechos". Ha añadido que "no es una ley de privilegios, garantiza que las personas trans tengan los mismos derechos que el resto", y "va a facilitar la mejora de la calidad de vida de las personas trans en todos los aspectos".

En este sentido, ha relatado cómo en Andalucía ella misma tuvo que denunciar que dentro del modelo de atención para acceder a tratamientos hormonales se les preguntaba, a las personas trans, si en el autobús se le venía a la cabeza violar a alguien, o matarle.

"El fiscal se llevó las manos a la cabeza, y como resultado de las diligencias se suspendieron, en la Unidad de Trastorno de Andalucía, e incluso se le cambió a un nombre más digno, Unidad de Transexualidad", ha relatado indicado: "Ese es el modelo que hemos tenido en España".

Ha reprochado a los diputados: "El cambio cultural no va parejo a vosotros, que sois los que teneis que legislar" porque "el noventa por ciento de los españoles está a favor de la igualdad".

"Hoy hemos cambiado la paliza por un abrazo, la tristeza de los niños por el desarrollo de habilidades sociales, con el amor y acompañamiento de los padres y el cambio del personal docente", ha dicho afirmando que, ahora, "el noventa por ciento de las chicas trans no está en las esquinas, como antes, está en las universidades".

Les ha pedido a los diputados que se "relajen" y estén "tranquilas" porque los menores "van a seguir tutelados por sus padres, pero van a estar protegidos". "Lo que debe prevalecer por encima es el interés del menor", ha dicho.

Ha creído que "es una ley que llega tarde para las personas trans, porque llega tras 45 años de democracia", pero también la ha visto como "un acto de reparación".

Moreno ha introducido la necesidad de "separar la identidad de los órganos sexuales" y, también, "separar la identidad con los enfermos mentales" porque "una cosa es que no sea una enfermedad, y otra cosa que estén exentas de enfermedades mentales".

Cambrollé, del mismo modo que ha dicho que "no se puede curar lo que no es una enfermedad" ha visto conveniente que en los protocolos de ámbito sanitario se refleje que una persona trans pueda sufrir una patología, y que ésta no sea considerada el detonante. Algo, ha dicho, que está recogido en la Ley de Andalucía.

Desde Ciudadanos, Begoña León ha resaltado la voluntad de este partido por aprobar una ley que ya comenzó a elaborarse la pasada legislatura. Ha abogado por un impulso "unánime" de la ley.

Se ha mostrado interesada por los "protocolos" sanitarios que sería necesario poner en marcha, ante lo que Cambrollé ha trasladado cómo "la cirugía de genitales no es lo más demandado".

"El noventa por ciento quiere tratamientos hormonales para tener el carácter con el que sienten cómodos, no el que ha asignado la biología" ha explicado. En cuanto al protocolo en Educación, también cuestionado por León, ha propuesto una comisión entre las familias, personas trans y profesores.

En este sentido, también ha resaltado que "nunca la visibilización de la diversidad es adoctrinamiento". "Adoctrinamiento es ocultar", ha dicho al tiempo que ha afirmado que las personas trans existen "desde que la humanidad existe".

Desde el PP, Begoña Martínez ha entendido que "la sociedad va por delante, pero es responsabilidad de los políticos contribuir a la lucha por la igualdad".

También desde el PP, Catalina Bastida ha visto una falta de información y que "las soluciones vienen tarde por los enfrentamientos absurdos". "En los colegios hay que informar con mensajes sencillos, como los de hoy", le ha dicho a Cambrollé.

La socialista Ana Santos ha resaltado que "los derechos trans son derechos humanos", reconociendo que "en la realidad esto no ha sido así", y "hay una deuda histórica con estos colectivos".

La ha preguntado a la interviniente cuándo surgen los primeros signos de que una persona es trans y, por tanto, la preocupación de los padres. Cambrollé ha contado cómo "empezamos a tener conciencia de identidad sin procesarlo", y "es algo que fluye de manera natural". Sin embargo, los niños se encuentran con "correctivos" que le marcan: "Tú eres un niño".

Se ha apoyado en la Sociedad Americana de Psiquiatría para señalar que a los dos o tres años ya se toma conciencia, aunque no es matemático; y a los siete u ocho es irreversible. No obstante, las personas trans pueden negarse "por las cargas sociales" y el reconocimiento de la identidad lo hacen de mayores porque "les han despojado de su derecho a ser ellas mismas".

A este respecto ha visto que se ha vivido una "miopia" mezclando "orientación con identidad" y eso ha "confundido".

"Yo desde pequeña ya era una niña, le cogía a mi madre el pintalabios, con cinco años no tenía deseos, se me despertó con catorce, pero antes estaba gritando al mundo soy, no decía me gusta, decía soy", ha contado indicando cómo le dejaron en un "limbo hasta los diecisiete años", cuando descubrió que no era una "cuestión de orientación, porque me decían maricón pero era una niña". "¿Vamos a condenar a los niños a esto? es criminal", ha planteado a los diputados.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento