Presencial y a distancia: la semana laboral híbrida se consolida con la nueva normalidad

Varios trabajadores hablan por el móvil durante una pausa.
Varios trabajadores hablan por el móvil durante una pausa.
Toby Melville / REUTERS

El teletrabajo ya estaba cuando llegó la pandemia, ya se dijo, pero ésta lo ha terminado de consolidar. O como dice el reciente dato de la Encuesta de Población Activa (EPA), el teletrabajo cae a la mitad en un año pero aún triplica la tasa prepandemia.

Con la vuelta a la oficina, la tasa de asalariados que trabajaban más de la mitad del tiempo desde su casa disminuyó significativamente, pasando del máximo marcado en el 15,28% al 8,92%. Desde entonces esa tasa ha bajado otro punto, al 7,89%, porcentaje que aún triplica el 2,48% de 2019, según la EPA.

La Covid-19 disparó el trabajo a distancia y la nueva normalidad lo ha consolidado. Parte de esa consolidación se llama semana laboral híbrida. Se trata, como ocurre en miles de empresas, de tener dos o tres días de teletrabajo y el resto de trabajo presencial, de ir a la oficina.

Este modelo híbrido se presenta como una de las tendencias de empleo tras la pandemia, según coinciden varios de los expertos que han participado en la Conferencia Internacional de la World Employment Confederation (WEC), organizada en Madrid por Asociación de Agencias de Empleo y Empresas de Trabajo Temporal (Asempleo), su homóloga española.

"El teletrabajo exige respetar los derechos del trabajador para decidir desde dónde y cuándo quiere trabajar"

El teletrabajo aparece como una oportunidad tanto para las empresas como para los empleados, aunque exigirá cambios en las estructuras laborales actuales y mayor preparación de las próximas generaciones, como señala el experto en transformación digital Peter Hinssen. Éste recomienda aceptar el cambio con agilidad, innovación, creatividad y mente abierta.

La jefa global de Investigación de JLL Work Dynamics, Marie Puybarand, insiste en que la vuelta al trabajo será híbrida e invitó a las compañías a plantearse la semana laboral con dos o tres días de teletrabajo, ya que el 60% de los empleados está dispuesto a adoptar esta medida.

Al igual que Puybarand, el director de Búsqueda y Dotación de Personal de LinkedIn para Europa, Medio Oriente, África y Latinoamérica, Adam Hawkins, destaca las ventajas del teletrabajo para captar nuevos talentos. Este experto ha recordado que esta modalidad exige respetar los derechos del trabajador para decidir desde dónde y cuándo quiere trabajar.

Guerra de talento

El otro tema que ha centrado la apertura de esta conferencia es la fuga de profesionales y la "guerra de talento" entre compañías, expresión empleada por la presidenta de WEC, Bettina Schaller. Apuesta ella por desarrollar una estrategia nacional que adecúe el sistema educativo a la demanda de las empresas y a las capacidades que exigirá el futuro mercado laboral.

Por su parte, la profesora de Ciencias Sociales de la Universidad de Nebrija, Jesica Bayón, señala a las empresas como responsables de esa fuga de talento, ya que no están haciendo una buena gestión de las cualidades de sus empleados. Eso también provoca frustración entre los trabajadores, como advierte el catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid, Santos Ruega, para quien en España existe un 27% de empleados sobrecualificados para su puesto.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento