Teletrabajo y presencialidad: riesgos de salud en entornos de trabajo híbridos

  • Implican un aumento del sedentarismo y de los trastornos relacionados con la ergonomía.
Uno de los secretos para el teletrabajo es que te sientas confortable en el lugar en el que trabajas y de esta manera puedas dar lo mejor de ti mismo. Si el entorno no es el adecuado (poca luz, escasas dimensiones...) tu rendimiento caerá en picado.
El teletrabajo puede acentuar el desgaste de la salud mental.
Pixabay/Free-Photos

Lo llaman ya plantilla híbrida o entorno híbrido. La expresión se refiere al nuevo entorno laboral, impulsado por la pandemia del Covid-19, que mezcla teletrabajo y presencialidad. Este tipo de jornada híbrida de trabajo ha llegado para quedarse.

Su gestión ofrece numerosos beneficios para las empresas al combinar las ventajas del teletrabajo y las de la actividad laboral: mayor flexibilidad, eficiencia y compromiso por parte de los empleados, lo que se traduce en una mejora de la conciliación y repercute positivamente en la salud y bienestar de los trabajadores.

Los nuevos entornos de trabajo híbridos implican un mayor impacto de las enfermedades crónicas

Sin embargo, este nuevo modelo de trabajo también implica algunos factores de riesgo que las compañías deben tener presentes: aumenta el sedentarismo, acentúa el desgaste de la salud mental, dificulta la atención de patologías crónicas de los empleados y suele derivar en un incremento de problemas de ergonomía.

Para garantizar la salud física y emocional de los trabajadores es fundamental identificar y dar solución a los factores de riesgo presentes en este nuevo modelo de trabajo. La aseguradora de salud Cigna ha identificado los cuatro peligros para la salud más comunes:

El sedentarismo se intensifica

Con el teletrabajo, la actividad física se ha reducido y, en consecuencia, el riesgo de sedentarismo se ha incrementado. Por esta razón, es esencial concienciar a la plantilla sobre la adopción de un estilo de vida saludable basado en el ejercicio físico y en una alimentación equilibrada.

Deterioro de la salud mental

La falta de contacto físico con el resto de los compañeros puede producir sensación de aislamiento o soledad. Estas percepciones, sumadas a la preocupación por las finanzas personales o la salud y el bienestar de familiares y allegados, están generando más estrés en los empleados.

Dificultad para atender patologías crónicas

Los nuevos modelos de trabajo han supuesto, en muchos casos, la alteración de las rutinas y procedimientos, afectando en gran medida a los empleados que padecen afecciones crónicas. De hecho, disponer de dos espacios de trabajo favorece que determinadas patologías pasen más desapercibidas y que, como consecuencia, no sean tratadas como es debido y puedan afectar al rendimiento laboral.

Más problemas de ergonomía

El trabajo en remoto ha puesto de manifiesto el papel tan relevante que juega el mobiliario y la postura del empleado para evitar lesiones musculoesqueléticas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento