Del plantón de Paloma Cuevas al discurso a lo miss de Georgina Rodriguez

  • La famosa gala benéfica de la Fundación Starlite acogió este domingo a diferentes rostros populares de nuestro país.
Georgina Rodríguez posa en la alfombra roja de la gala de Starlite Marbella 2021.
Georgina Rodríguez posa en la alfombra roja de la gala de Starlite Marbella 2021.
GTRES

Marbella volvió a brillar un año más gracias a la celebración de la Gala Starlite. Doce años después, Sandra García San Juan y su equipo organizaron con esmero un acontecimiento que reúne a decenas de rostros conocidos con un fin común: la solidaridad.

Con el patrocinio de Ford, que mostró su nuevo Mustang Mach-E y se encargó un año más de la prensa, Antonio Banderas encandiló con su versión más natural al hablar de su hija Stella que a partir de septiembre fijará su residencia en España: “Quiero que esté aquí conmigo, trabajará detrás, como adjunta a la dirección”. A su lado, María Casado ejerció de conductora del evento previo más guapa que nunca. No es de extrañar, pues presentó en sociedad a Martina, su novia, con la que ya lleva seis meses de relación y muchos planes de futuro.

Carmen Lomana fue de las primeras en llegar. Extremadamente delgada, se encargó también de entregar un premio. Sobrevivió de milagro, pues bajó del escenario haciendo casi un salto triple mortal. Lomana parecía incómoda, como desplazada, tal vez porque no tuvo las atenciones de años anteriores.

El actor Antonio Banderas y la periodista María Casado, en la gala de Starlite Marbella 2021.
El actor Antonio Banderas y la periodista María Casado, en la gala de Starlite Marbella 2021.
GTRES

Sorprendió, molestó e indignó el desplante categórico de Paloma Cuevas que decidió no atender a la prensa. La ex de Enrique Ponce se negó a posar ante los medios gráficos porque, se excusó, iba acompañada por sus hijas y sus padres. Con un look inspirado en Paula Echevarria, la ahora diseñadora volvió a dar muestras de su insistente clasismo, pues hace escasas semanas fue portada de Hola donde presentó algunas de sus supuestas creaciones. Nadie entendió que la que antaño fue musa de los photocall, se empecinara en forzar ademanes de estrella inalcanzable que no casan con su perfil.

Resultó desagradable verla deambular entre algodones en una noche solidaria en la que sus declaraciones hubieran ayudado mucho más que sus silencios. Premiada por su desconocida faceta filantrópica, Cuevas agradeció a sus hijas y progenitores un reconocimiento que despertó más recelo que admiración. Equivocados capotazos que no hacen más que alargar sombras que ya son caricatura. Menos mal que su primo, también presente en la gala, pujó por un reloj de Chopard que la venezolana Raquel Bernal cedió para la noble causa. La empresaria, que acudió acompañada por Javier Tudela, cedió el testigo a su hija Raquelita que, junto al internacional Julian Gil, adjudicó por 20.000 euros una pieza de coleccionista. Poco importa dar la hora con ese joyón repleto de rubís.

Gustó el siempre certero Bertin Osborne que recogió un galardón en nombre de la fundación que lleva su nombre: “Este premio es para Fabiola”, dijo en conversación con los periodistas. El polifacético, que vistió un traje diseñado por su sastre, llegó con gafas de sol y muy reivindicativo. Durante su discurso, Osborn (como le mal llamó repetidamente la presentadora Valeria Mazza) reconoció su hartazgo ante la innacion de la clase política frente a los problemas reales.

Carmen Lomana posa en la alfombra roja de Starlite Marbella 2021.
Carmen Lomana posa en la alfombra roja de la gala de Starlite Marbella 2021.
GTRES

No se vio muy afectada a la ministra Reyes Maroto que acudió vestida con un diseño azul klein que le regaló su hija: “Nos vamos mañana, nosotros veraneamos en Asturias”, dijo con estudiado sosiego a su llegada a la cantera. Menos efusiva resultó Marta Sánchez que fue escándalo por su playback desfasado. Martísima tropezó al no compartir con los demás ese don indiscutible que habita en su voz y también al elegir una canción pandémica que aburrió y desentonó. La percibí incómoda cuando Elsa Anka la saludó muy enérgica en el photocall.

Me impactó ver a Fernando Sanz, hijo del inolvidable presidente del Real Madrid, sacarse de la chistera un peine para adecentar su barba antes de someterse al escrutinio de los fotógrafos. Los mismos a los que enamoró la presentadora Susanna Griso, de rojo atrevido, que iba acompañada por su amiga María Zurita y por un cura con alzacuellos y riguroso negro. La titular de Espejo Publico agradeció el premio recibido y recordó que su hermana tiene en su casa un mena que ya forma parte de su familia.

La diseñadora Rosa Clarà, vitoreada por Cuevas, fue otra de las premiadas junto al doctor Iván Mañero. La que llegó, posó y decepcionó fue Georgina Rodriguez. La madre de los hijos de Cristiano Ronaldo desaceleró los ritmos marcados al llegar tarde y no cumplir con los horarios. Todo lo relacionado con la de Jaca, que se expresa como una yanki, resultó surreal, como de otra época. No solo porque llevó consigo a dos guardaespaldas, sino porque su verbo al recoger su inexplicable premio fue tan limitado que parecía discurso de miss trasnochada a punto de recibir la banda a la más sexy. Con joyas de Chopard y un vestido que, por lo ceñido bien podría haber lucido Terelu Campos, Georgina se arrancó a cantar con Beret en un guiño tardío y que pocos captaron al programa Mask Singer en el que participó.

La periodista Susanna Griso atiende a la prensa en la gala de Starlite Marbella 2021.
La periodista Susanna Griso atiende a la prensa en la gala de Starlite Marbella 2021.
GTRES

Acompañada por un séquito de Netflix que rueda un documental sobre su vida, Rodriguez dijo que “lo veréis todo, me veréis en todo” cuando le lancé una pregunta al vuelo que recogió en volandas. No sé si se la verá trabajar o divagar. Excesiva pleitesía a quien no parece más que resultona circunstancia puntual.

Nada que ver con los siempre gentiles Jaime Martínez Bordiu y Marta Fernandez, dispuestos a todo por ser normales entre tanta impostura. Casados, felices y saltarines, se contonearon ante el siempre eficaz Juan Peña que cantó por Julio Iglesias y Siempre Así sin perder ni un átomo de verdad. Juanito es de los que sabe qué acorde tocar para hacer gozar al público. No me extraña que sea el más reclamado para fiestas privadas de postín. Se lo rifan.

Igual que al guapísimo Iván Sánchez que durante un tiempo ejerció de maestro de ceremonias. Con un total look negro, el actor erró al mostrarse tan distante con la prensa. Él, que es cercano y tierno, cayó mal a quien no le conoce. No sucedió lo mismo con Luján Arguelles, amable y locuaz, que llevó la subasta con ritmo y desparpajo admirables. No es fácil generar suficiente interés para permanecer atento durante tanto tiempo. Ayudaron también Florentino Fernandez, José Mota y Santiago Segura. Una noche para el recuerdo.

Georgina Rodríguez posa en la alfombra roja de Starlite Marbella 2021.
Georgina Rodríguez posa en la alfombra roja de Starlite Marbella 2021.
GTRES
Bertín Osborne responde a los medios de comunicación en Starlite Marbella 2021.
Bertín Osborne responde a los medios de comunicación en Starlite Marbella 2021.
GTRES
Mostrar comentarios

Códigos Descuento