Calculadora de pensiones: dime cómo quieres jubilarte y te diré qué herramienta necesitarás para lograrlo

  • La planificación del retiro cuenta con productos que se adaptan al objetivo de cada persona, desde crear ingresos hasta lograr ventajas fiscales.
Un pensionista, jubilado con dinero
Un pensionista, jubilado con dinero
©[Leo Malsam] a través de Canva.com

Con la reforma del sistema de pensiones en marcha, el nuevo modelo de jubilación que de ahí salga es, a estas alturas, una incógnita. La abundante generación del baby boom recorre los últimos pasos de su vida laboral con la expectativa de tener un retiro cómodo y del que poder disfrutar con los costes cubiertos.

Sin embargo, la incertidumbre que en estos momentos rodea a los ingresos para la jubilación de muchas personas obliga a tomar cartas en el asunto. Son varias las opciones que salen al paso, consultables en el apartado de productos para la jubilación de Finect.

Existen recursos para quienes priorizan tener pequeños ingresos durante el resto de su vida, pero también herramientas capaces de generar ingresos más altos a cambio de tomar más riesgos. Y entre medias, una escala de grises donde encajan perfiles de ahorrador e inversor distintos.

Planes de pensiones: ahorro ante todo

Son el único recurso financiero pensado exclusivamente para ahorrar de cara a la jubilación. Sus requisitos de liquidez lo ponen de manifiesto: el dinero depositado en un plan de pensiones solo se puede recuperar al jubilarse o con unos requisitos muy específicos y urgentes (paro de larga duración o enfermedades graves).

Los planes o fondos de pensiones trabajan con los ahorros y los invierten en renta fija, variable, o una mezcla de ambas, de forma que se adaptan a las características de los particulares. Los traspasos entre planes, además, están exentos del peaje fiscal, aunque con los cambios más recientes ya no ofrecen una fiscalidad tan ventajosa como en el pasado.

¿Cuánto puedo ganar invirtiendo a largo plazo?

Seguros de ahorro: dinero creciente sin riesgo

Una opción sencilla y efectiva para construir un capital adicional para la jubilación. Los ahorros están garantizados y sin exponerlos a riesgos. Además, tienen un componente de tranquilidad para el inversor: permiten saber de antemano el tipo de interés del que disfrutaremos mientras el producto está en vigor. Desde la web de Finect se puede conseguir información de una amplia gama de seguros de ahorro y también contratarlos.

Planes de previsión asegurados: garantías

Son instrumentos de previsión social y funcionan de forma similar a los planes de pensiones. Los planes de previsión asegurados (PPA) comparten con ellos la misma fiscalidad y los supuestos en los que se puede recuperar el dinero invertido. Como punto fuerte, los PPA sí garantizan la inversión realizada, carecen de riesgo y en todo momento sabemos cuánto provecho le sacamos a nuestro dinero.

SIALP: no tributar por rendimientos

Los Seguros Individuales de Ahorro a Largo Plazo (SIALP) fueron configurados como herramientas para el ahorro. Pero con vistas a 5 años, por lo que encajan menos en los planes de los particulares que quieren ahorrar a largo plazo. La inversión máxima anual es de 5.000 euros y, como contrapunto positivo, cuando el SIALP termina, los rendimientos generados están libres de pagar el IRPF. También tienen una garantía mínima de la inversión del 85%.

Unit Linked: riesgos a cambio de rentabilidad

Un inversor arriesgado que priorice ensanchar los beneficios tiene en el unit linked un aliado. Conocido en español como fondo de seguro diversificado, es un compendio de productos financieros. La inversión se construye alrededor de un seguro de vida e invierte en una cesta de fondos, acciones o bonos. El particular puede cambiar el armazón del unit linked y adaptarlo sin coste fiscal.

PIAS: un complemento para toda la vida

Contar con una renta complementaria (mensual o con la periodicidad que se desee contratar) es posible con los Planes Individuales de Ahorro Sistemático (PIAS). Permiten disfrutar de una renta vitalicia y de las ventajas fiscales que esto conlleva, mayores según aumenta la edad del contratante. Quienes mantengan un PIAS durante cinco años con aportaciones de 8.000 euros al año o 240.000 en total no deberán rendir cuentas con la Agencia Tributaria.

Renta vitalicia asegurada

Más que un producto, las rentas vitalicias son una estrategia de ahorro e inversión. Son para mayores de 65 años que quieren reinvertir el dinero que consiguieron al vender un elemento de su patrimonio. Puede ser una vivienda, acciones, fondos de inversión, el traspaso de un negocio… que se convierte en una renta vitalicia. Además, esta fórmula evita tener que pagar el beneficio obtenido en su momento con esa transacción. Pero para conseguirlo, habrá que reinvertir todo el importe en un plazo de seis meses, y cubre las espaldas hasta los 240.000 euros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento