Sánchez desoye la petición autonómica para imponer de nuevo la mascarilla porque es obligatoria a menos de 1,5m

  • Darias defenderá este miércoles la convalidación en el Congreso del decreto ley que relajó la obligación de su uso.
  • País Vasco, Andalucía, Castilla y León y Baleares reclaman su uso siempre y ERC advierte de que "si hay que dar pasos atrás, se dan".
  • La portavoz del Gobierno traslada la discusión al Consejo Interterritorial de Salud, donde también se 'colará' la falta de vacunas que denuncian algunas comunidades.
  • Directo | Minuto a minuto de la emergencia sanitaria por el coronavirus.
Baleares prohíbe las reuniones sociales entre las 01.00 y las 06.00 horas pero no endurece el uso de mascarilla
Personas por la calle, con y sin mascarilla.
20M EP
La portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, ha descartado cualquier cambio legal, al recordar que en términos generales la ley obliga al uso de mascarilla salvo en exteriores donde sea posible mantener una distancia de 1,5 metros. Según ha dicho, más que reformar nada, hay que cumplir la ley.
EFE

El Gobierno no tiene previsto hacer ninguna modificación sobre su decisión de levantar la obligación de llevar la mascarilla al aire libre, a pesar de que cada vez son más las comunidades que piden volver a imponer su uso en todas las circunstancias. El lehendakari, Íñigo Urkullu, se ha sumado este martes a la petición que hizo Baleares el lunes y a la de Castilla y León con una carta al presidente, Pedro Sánchez, en la que le ha pedido una modificación legal para que el decreto que el mes pasado permitió ir por la calle sin mascarilla "reafirme con nitidez que el uso constante de la mascarilla debe ser una obligación" Poco después, la Junta de Andalucía "se ha sumado" a la petición vasca, de cara a la convalidación del decreto que alivió el uso de la mascarilla, prevista para el próximo jueves en el Congreso, donde ERC y Compromís -socios de las coaliciones que gobiernan Cataluña y la Comunitat Valenciana- también reclaman el derecho de "dar marcha atrás". Sin embargo, la portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, ha descartado cualquier cambio legal, al recordar que en términos generales la ley obliga al uso de mascarilla salvo en exteriores donde sea posible mantener una distancia de 1,5 metros. Según ha dicho, más que reformar nada, hay que cumplir la ley.

"Es importante subrayar el llamamiento a la prudencia. [La mascarilla] sigue teniendo un uso obligatorio en todos los ámbitos excepto al aire libre y a un metro y medio de distancia", ha dicho Rodríguez al término del Consejo de ministros de este martes, cuando ha incidido también en que hay que cumplir la ley, más que reformarla.

"Generalmente, la ciudadanía está cumpliendo con esta instrucción y la regulación es positiva. Lo que está ocurriendo es que hay ámbitos donde no se está cumpliendo. No se trata solo de una reforma legal sino más bien de un incumplimiento de la ley, lo que hay que hacer es cumplirla", ha indicado.

El incremento incontrolado de contagios ha llevado ya a tres comunidades a reclamar abiertamente al Gobierno central que, menos de un mes después de que entrara en vigor, modifique la ley que levantó la obligación de llevar mascarillas en los espacios abiertos. El texto legal dice que solo es posible si se puede guardar una distancia de 1,5 metros, el requisito al que se aferra el Gobierno central para no modificar el decreto que se debatirá este miércoles en el Congreso y está previsto que se convalide el jueves.

De esta manera, la ley que alivió el uso de mascarillas ya no tendrá solo una duración de 30 días -con el decreto sin convalidar por el Congreso- y se hará permanente, hasta que otra ley derogue sus disposiciones.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha confirmado que este miércoles defenderá la convalidación del decreto en el Congreso, aunque no ha querido prejuzgar el resultado de la votación, prevista para el jueves.

"No quiero anticipar nada porque no me corresponde a mí pero esta ministra se va a subir a la tribuna y solicitará la convalidación del decreto ley", ha dicho, ante de incidir en la postura del Gobierno: "Las mascarillas siguen siendo obligatorias en nuestro país y solo en supuestos muy concretos y determinados dejan de serlo, al exterior y siempre que que se pueda mantener una distancia de 1,5 metros. Si no, son obligatorias".

País Vasco, Baleares, Andalucía y Castilla y León

Es precisamente esta circunstancia -el debate y votación del decreto en el Congreso- la que ha aprovechado Urkullu este martes para pedir por carta a Sánchez que antes el Gobierno introduzca alguna modificación "para que sea posible reafirmar con nitidez que el uso constante en la mascarilla debe ser una obligación". De esta forma, plantea que se pueda prescindir de ella solo en aquellos "espacios naturales en el que no se produzcan concurrencia de personas".

En su misiva, Urkullu transmite su preocupación a Sánchez por los efectos del decreto que el 26 de junio permitió que los ciudadanos se quitaran las mascarillas en el exterior. En "muchos casos", dice el lehendakari, ha conllevado que se haya dejado de utilizar, "aunque no fuera ese el objeto" del decreto.

Poco después, el portavoz del Gobierno andaluz, Elías Bendodo, ha dicho que "Andalucía se suma" a la petición de Urkullu para que "el presidente del Gobierno se actualice, ponga los pies en la tierra y vea cómo va a la pandemia en nuestro país".

Bendodo ha afirmado que desde que la obligación de llevar mascarilla en toda circunstancia decayó el 26 de junio, los contagios "se han multiplicado" y ha acusado a Sánchez de "anteponer sus intereses partidistas a los sanitarios anunciando el fin de la mascarilla obligatoria al aire libre cuando el virus nos ha demostrado que en cuestión de días cambia todo".

"Fue una decisión precipitada y no acertada", ha añadido Bendodo, que ha considerado que ante la actual escalada de contagios "tendría sentido" que se recupere el uso obligatorio del que se ha demostrado como "la herramienta más eficaz para evitar contagios junto a la vacunación".

Las reclamaciones vasca y andaluza llegan después de que el Gobierno de Baleares reclamara a la población que se ponga la mascarilla en todo momento, mientras estudia si incluirá este extremo entre las restricciones adicionales que está preparando el Ejecutivo autonómico de Francina Armengol. Por su parte, la Comunidad de Madrid se ha adherido a las críticas desde Andalucía al Gobierno por "no haber sabido manejar las emociones" en el momento de decidir que la mascarilla podría no llevarse en exteriores. 

"Hay que aprender a manejar las emociones, con el coronavirus no podemos tener ningún tipo de relajación y cuando alguien establece predicciones normalmente se suele equivocar porque suele haber un comportamiento peor del esperado y les pediría más responsabilidad a la hora de hacer estos anuncios y sobre todo pensar en situaciones donde podamos seguir controlando al virus", ha advertido el consejero madrileño de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero.

Por su parte, el el vicepresidente y portavoz de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, ha recalcado sobre la obligatoriedad de las mascarillas que su comunidad lleva "semanas" pidiéndolo.

Decreto de las mascarillas

Fuentes del Ministerio de Sanidad no quisieron confirmar este lunes si es posible que una comunidad refuerce el uso de la mascarilla, pero fuentes parlamentarias del Congreso lo ponen en duda, dado que existe una ley estatal que regula el uso de las mascarillas. 

La última es el decreto que entró en vigor el 26 de junio para 'liberarnos' del uso de la mascarilla al aire libre, que esta semana se debatirá y se votará en el Congreso. De momento, fuentes del grupo socialista evitan confirmar si se planteará algún cambio -que o bien debería decidirlo el Consejo de Ministros o, en el Congreso, se haría tras un largo proceso de tramitación parlamentaria- y de momento negocia con los grupos para aprobarlo.

Fuentes de Compromís -que gobierna la Comunitat Valenciana en coalición con el PSOE- defienden que sean las comunidades autónomas las que puedan decidir poner condiciones más estrictas al uso de la mascarilla, como este martes ya piden abiertamente País Vasco, Andalucía y Baleares.

También en el Congreso, el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, ha advertido al Gobierno de que "si hace falta dar pasos atrás, se dan" para "intentar preservar la salud de la gente".

Como el PP, ERC o la CUP no han querido adelantar de momento qué votarán el jueves en la convalidación del decreto. Si el Gobierno no sumara una mayoría suficiente para ello, la ley decaería y las mascarillas volverían a ser obligatorias en exteriores y a más de 1,5 metros de distancia el 26 de julio. La portavoz popular, Cuca Gamarra, se ha limitado a afirmar que su grupo será "responsable" y actuará "conforme a lo que creemos que será bueno o no para los españoles".

Al margen de lo que voten los grupos parlamentarios -que si mayoritariamente votan 'no' a la convalidación dejarían el decreto sin efecto en cuestión de días-, Rodríguez ha dejado claro este martes desde La Moncloa que el Gobierno no tiene previsto previsto hacer ninguna modificación en ese sentido. Al contrario, la portavoz ha traspasado este asunto desde la mesa del Consejo de Ministros -donde se aprobó el decreto- al Consejo Interterritorial de Sanidad, que este martes volverá a reunir a la ministra de Sanidad, Carolina Darias, con los consejeros autonómicos.

"Esta misma tarde se reúne de nuevo el Consejo Interterritorial de Sanidad para abordar esta cuestión que seguro que estará sobre la mesa", ha dicho la portavoz, que ha traspasado así la discusión al foro semanal entre la ministra y los consejeros, aunque también ha asegurado que Sánchez contestará a la carta que le ha remitido Urkullu. 

Falta de vacunas

Así pues, la necesidad de imponer la obligación de llevar mascarilla en toda circunstancia será uno de los asuntos que previsiblemente suscitarán los consejeros en la Interterritorial de este martes, al que se sumará la más que previsible preocupación que otros trasladarán a la ministra acerca de la falta de dosis de vacunas que tienen en sus comunidades.

Es el caso de la Comunidad de Madrid, que la semana pasada suspendió la administración de primera dosis y en los últimos días ha tenido problemas para inocular en muchos ciudadanos la segunda dosis 21 días después de haber recibido la primera.

La Comunidad de Madrid tiene las mayores reservas de dosis sin poner -más de 612.000- pero su gobierno asegura que es para asegurar que se pueden poner las segundas dosis, algo que Ruiz Escudero, ha afirmado este martes que está "garantizado", al margen de los problemas para recibir cita y la vacuna que han experimentado muchos madrileños que el consejero ha admitido y por los que ha pedido "paciencia".

"Siempre hemos apostado por esa estrategia de seguridad. Nosotros ahora mismo no podemos avanzar puesto que el Ministerio ha apostado por Pzifer no generar más primeras citas puesto que están comprometidas con segundas dosis", ha dicho.

Pero Madrid no es la única comunidad que alerta de la falta de dosis. "Hacen falta más vacunas para inmunizar lo antes posible a toda la población", ha dicho este martes el presidente de Murcia, Fernando López Miras.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento