El exilio cubano pide una intervención militar a EE UU mientras Díaz-Canel saca músculo con una marcha multitudinaria

Concentración de apoyo al presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel.
Concentración de apoyo al presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel.
Europa Press

Organizaciones del exilio cubano y cargos electos de la ciudad estadounidense de Miami han pedido al presidente estadounidense, Joe Biden, que no descarte la intervención militar en Cuba para derrocar al Gobierno de la isla, donde el presidente, Miguel Díaz-Canel, ha sacado pecho, durante un acto de reafirmación revolucionaria donde participaron alrededor de 100.000 personas.

Los exiliados cubanos emplazan a Biden que tenga todas "las opciones sobre la mesa" sobre Cuba y han recordado que sus antecesores, tanto republicanos como demócratas, intervinieron en otros países en defensa de la libertad y los Derechos Humanos, informa el portal Martí Noticias.

La declaración cuenta con el apoyo de la Comisión Internacional Justicia Cuba, el Frente Hemisférico por la Libertad y la Asamblea de la Resistencia Cubana, junto a líderes del exilio y cargos electos de Miami.

"Los crímenes de lesa humanidad no tienen caducidad y pagarán por ello"

El alcalde de Miami, Francis Suárez, apuntó en la presentación de la declaración, el viernes en Miami, que todas "las opciones tienen que estar sobre la mesa" porque "desafortunadamente los cubanos que protestan pacíficamente desde hace seis días en la calles por sí solos no van a poder vencer a un régimen que los reprime con armas y los encarcela".

Por su parte, el coordinador de la Asamblea de la Resistencia Cubana, Orlando Gutiérrez-Boronat, agradeció a Biden su pronunciamiento sobre la situación en la isla, pero ha añadido que es necesario tomar "medidas más drásticas con la dictadura", y llamó a un paro nacional, que según dijo, ya se cumple en algunas partes del territorio cubano, hasta que colapse el sistema comunistas que oprime a los cubanos.

Boronat expresó que la "consigna que está saliendo de los jóvenes en Cuba es que con esta gente no hay futuro. El corrupto Comité Central del Partido Comunista, la familia Castro, tienen que irse del poder".

La presidenta de la organización Madres y Mujeres Antirrepresión por Cuba, MAR por Cuba, Silvia Iriondo, dijo que como madre siente "en el alma la masacre de un pueblo indefenso" y ha pedido una intervención militar de Estados Unidos en alianza con otras naciones para poner fin a la pérdida de vidas inocentes que lo único que desean es vivir en libertad.

El abogado mexicano René Bolio, líder de la Comisión Internacional Justicia Cuba, explicó por su parte que su organización está recogiendo pruebas de crímenes de lesa humanidad y ha emplazado a toda la población a documentar todos los crímenes, de ser posible en vídeos, para que los represores del régimen sean llevados ante los tribunales. "Los crímenes de lesa humanidad no tienen caducidad y pagarán por ello", subrayó.

En la presentación de la petición en Miami también ha participado por vídeoconferencia el expresidente de Colombia Álvaro Uribe, quien se solidarizó con el pueblo cubano y dijo que la represión y la miseria en que se ha sumido la isla es culpa del sistema socialista imperante.

El exalcalde de Miami y actual comisionado, Joe Carollo, argumentó que una intervención militar en Cuba es asunto de seguridad nacional para Estados Unidos, ya que los informes de Inteligencia sobre la isla dan cuenta de la presencia de agentes enemigos como Irán, China y Rusia.

Díaz-Canel saca pecho

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, ha llamado este sábado a los cubanos a espantar la mentira, la infamia y el odio, e instó a sus conciudadanos a trabajar por alcanzar una prosperidad posible, durante un acto de reafirmación revolucionaria donde participaron alrededor de 100.000 personas.

"Cesen la mentira, la infamia y el odio. Cuba es profundamente alérgica al odio. ¡Y jamás será tierra de odio! No se construye nada bueno del odio. El odio nos roba tiempo para amar y hasta el amor mismo", ha subrayado el mandatario cubano durante la concentración realizada en una céntrica plaza de la capital de la isla.

El acto ha sido realizado casi una semana después de los violentos disturbios ocurridos el pasado 11 de julio en La Habana y en otras ocho ciudades del país, caracterizados por protestas en oposición al Gobierno y actos de vandalismo.

"¡Cesen la mentira, la infamia y el odio. Cuba es profundamente alérgica al odio!"

Díaz-Canel, que también lidera el Partido Comunista cubano, estuvo acompañado por el expresidente Raúl Castro (2008-2018), y miembros del Gobierno y el Estado de la isla.

"Cuba de amor, de paz, de unidad, de solidaridad. Cuba de todos los cubanos que, estén donde estén, trabajan para verla avanzar con sus propias piernas y brazos hacia un destino de prosperidad posible", manifestó Díaz-Canel.

El mandatario llamó a rescatar la obra social de la Revolución, e instó a dar una mayor atención a los sectores vulnerables del país, reiterando la consigna de que "Cuba es de todos".

También adelantó que se revisarán los posibles errores gubernamentales que se han cometido en los dos últimos años, en que el país ha tenido que funcionar bajo intensas presiones, y reclamó el compromiso de todos para trabajar y exigir por el cumplimiento del programa de Gobierno aprobado.

A su vez, rechazó los intentos de desplegar una guerra no convencional contra la isla desde EE UU con el fin de derrocar a la Revolución, y las amenazas a la seguridad nacional con la aplicación de estos proyectos desestabilizadores, según recoge la agencia Sputnik.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento