Presión de la oposición a Sánchez para que admita la "dictadura" de Cuba

Varias personas participan en la concentración "Por una Cuba libre" frente embajada de Cuba.
Varias personas participan en la concentración "Por una Cuba libre" frente embajada de Cuba.
EFE/ Mariscal
concentración "Por una Cuba libre" frente embajada de Cuba.
EFE

Las protestas del pueblo cubano han traspasado las fronteras del país caribeño y se están sucediendo en otros muchos países, incluido España, donde ciudadanos se han concentrado lunes y martes frente a la embajada de Cuba en Madrid arropados por partidos políticos como PP y Vox. Este miércoles, el céntrico Paseo de la Habana volverá a vivir una nueva protesta, que contará de nuevo con representantes del Partido Popular y Vox, a los que se sumarán también de Ciudadanos para pedir la libertad del pueblo cubano.

¿Crees que Sánchez debería ser más contundente y condenar al régimen cubano?

El portavoz adjunto del PP Pablo Hispán será el que acuda de nuevo -ya lo hizo el martes- por parte de la delegación popular, mientras que de la formación naranja acudirá el vicesecretario general Edmundo Bal, que este martes participó en encuentro telemático en defensa de los demócratas cubanos junto a representantes del Observatorio Cubano de Derechos Humanos y de la ONG Prisioners Defenders. En las protestas de lunes y martes también participó Vox, que estuvo representado por la líder del partido en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio -que acudirá de nuevo esta tarde-, y el concejal madrileño Javier Ortega Smith. 

Los partidos de la oposición están elevando el tono en las últimas horas por el conflicto cubano dirigiendo, además, sus protestas al Gobierno de España por no condenar la represión y evitar denominar "dictadura" al régimen cubano y limitarse a emitir un comunicado desde el recién estrenado Ministerio de Asuntos Exteriores en el que pide que se respete el derecho de manifestación. La breve nota, que la oposición calificó de "tibia", subraya que el Ejecutivo sigue "con mucho interés" los acontecimientos y achaca la crisis a la confluencia de "varios elementos".

El propio presidente del Gobierno, que participó este partes en una entrevista en Telecinco, admitió que Cuba "no es una democracia" pero se resistió a llamarlo dictadura señalando que "tiene que ser la sociedad cubana la que encuentre el camino", unas declaraciones que, sumadas a las de la ministra Calviño o la nueva portavoz, Isabel Rodríguez, que en su estreno tras el Consejo de Ministros se limitó a afirmar: "Creo que no hay duda de que España es una democracia plena que defiende la democracia, los derechos y las libertades. No puedo ser más rotunda, esa es la posición de su Gobierno".

"Sánchez se niega a llamar dictadura a la tiranía castrista para no molestar a sus socios comunistas que le mantienen en Moncloa", denunció el líder del PP, Pablo Casado, tras la entrevista del presidente del Gobierno. Unas críticas que ha vuelto a repetir este miércoles en su visita a Melilla dirigiéndose a Pedro Sánchez: "Repita conmigo, señor Sánchez, 'Cuba es una dictadura'". También la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha calificado de "vergüenza" que "mientras hay miembros del Gobierno de España que dicen que nuestra democracia es de baja calidad, no hay ni uno solo que se atreva a decir que en Cuba hay una dictadura comunista".

Unidas Podemos afirma que Cuba "no es una dictadura"

Y es que mientras el ala socialista del Ejecutivo evita pronunciarse claramente sobre si Cuba es o no una dictadura, desde Podemos afirman sin ambages que no lo es. "Creo que actualmente el Gobierno cubano no considero que sea una dictadura, me reafirmo, y en todo caso la recomendación que hacía Borrel: es importantísimo que cualquier país, en este caso, tenga la capacidad de manifestarse y eso es fundamental", señaló este martes la diputada Aina Vidal, de En Comú Podem. La secretaria de Vivienda de Podemos, Alejandra Jacinto, también subrayó el lunes en declaraciones a TVE que no consideraba que en Cuba hubiera una dictadura.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento