El 'éxodo urbano' provocado por la pandemia hace caer el precio del alquiler hasta un 10% en las grandes ciudades

Archivo - Alquiler, se alquila, Tu ciudad alquila,
Imagen de archivo de un cartel de "Se alquila" en Albacete.
AYUNTAMIENTO DE ALBACETE

Alquilar un piso en Madrid, Barcelona o Valencia es en 2021 hasta un 10% más barato que el año anterior, según los datos que maneja la inmobiliaria Tecnocasa, que ha publicado este martes su informe semestral sobre el mercado de la vivienda en España en colaboración con la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona (UPF). El estudio cuenta con datos de 3.200 alquileres y 6.650 compraventas registradas por este intermediador durante el primer semestre de este año, con representación en la mayor parte del territorio nacional.

Así, la variación interanual en el precio del alquiler en las grandes urbes ha sido a la baja en todas las grandes ciudades a excepción de Zaragoza, donde el coste de los arrendamientos ha repuntado un 1,5%. La mayor caída la ha experimentado Madrid, con una reducción del 10% en el precio del alquiler, seguida por Barcelona (9,9%), Valencia (9,5%), Sevilla (8,8%) y Málaga (6,6%). 

Barcelona se mantiene claramente como la ciudad más cara de España con un alquiler medio que asciende a 14,3 euros el metro cuadrado -el precio más bajo desde 2017- y en segundo lugar aparece Madrid (13,4 €/m2), que también desciende al nivel de hace cuatro años. En cifras más modestas se mueven Sevilla (8,8 €/m2), que anota la cifra más reducida desde 2018, y Valencia (8 €/m2), que también cae a registros más propios de hace tres años.

Sin embargo, aunque los precios han bajado, los datos de Tecnocasa reflejan que se han registrado un 70% más de arrendamientos que en el primer semestre de 2020, un dato que está muy condicionado por el efecto del gran confinamiento domiciliario iniciado en marzo del año pasado, que arrastró la demanda a mínimos históricos.

La vivienda de segunda mano se abarata por cuarto semestre seguido

La vuelta a ciertos niveles de normalidad durante esta primera parte del año ha dado también un impulso al número de compraventas de vivienda de segunda mano, que se ha disparado un 57% respecto al mismo periodo del año pasado. 

El aumento de la demanda ha elevado un 4% los precios respecto al último semestre del año pasado hasta alcanzarse los 2.292 euros el metro cuadrado de media en España. Sin embargo, si se compara entre periodos equivalentes, el precio de la vivienda usada cayó un 1,4% respecto a los 2.325 euros que costaba en la primera mitad del año pasado, lo que supone el cuarto descenso interanual consecutivo que se registra desde que los precios se estancaran en 2019.

Pese a la recuperación parcial tras varios años sufriendo las consecuencias del estallido de la burbuja inmobiliaria, los precios de compraventa actuales siguen un 34,3% por debajo del nivel máximo alcanzado en 2006, cuando el metro cuadrado llegó a pagarse a 3.500 euros.

Las ciudades donde más se redujeron los precios de compraventa respecto al año pasado fueron Alcalá de Henares (-6,3%), Córdoba (-6,3%), Málaga (-5,9%) y Alcorcón (-4,4%). Por su parte, Madrid y Barcelona, con una bajada del 1,5% en cada una, se movieron en niveles similares a la media nacional, mientras que Valencia (+1%), Zaragoza (+1,6%) y Sevilla (+1,8%) fueron las únicas grandes urbes que registraron repuntes en el coste.

Según Tecnocasa, la vivienda más cara de España sigue estando en Barcelona, con un coste de 3.033 €/m2, seguida por Madrid (2.627 €/m2) y L'Hospitalet de Llobregat (2.293 €/m2), ciudades con precios que duplican los de Sevilla (1.351 €/m2) o Valencia (1.299 €m2).

La tendencia que señalan los precios en Barcelona o Madrid hace pensar a los autores del informe que el precio de la vivienda se mantendrá estable en el corto plazo. "Después de un mal año, parece que el mercado inmobiliario se ha recuperado. A pesar de que la mayoría de ciudades muestran tasas de crecimiento negativas, las bajas tasas negativas de Madrid y Barcelona (que suelen liderar las tendencias futuras) parecen indicar que viviremos un tiempo de estabilización de precios", señalan.

Huir de la ciudad

La pandemia, y en especial la dura experiencia del confinamiento y el teletrabajo masivo, han cambiado las expectativas de compradores e inquilinos, tanto a la hora de elegir dónde se asientan como en las características que piden a su vivienda. Los usuarios demandan ahora casas más amplias y luminosas, con balcón o terraza, unos equipamientos que en muchos casos resulta difícil encontrar a costes razonables en las grandes urbes. 

Si a los efectos de la pandemia se le suman los elevados precios que arrastran desde hace años las grandes ciudades, que alejan a potenciales compradores y arrendatarios con presupuestos más limitados, una nueva tendencia parece haber despertado en el mercado.

"Parece que hay menos tensión en las grandes urbes que en otras zonas, eso indica que la geografía inmobiliaria está cambiando, tanto en compraventa como en alquiler", ha destacado José García-Montalvo, catedrático de Economía de la UPF y coordinador del informe, durante la presentación del mismo. "En España durante la pandemia se observa una cierta tendencia de la demanda hacia viviendas con más metros cuadrados, más exteriores y no tan concentradas en las grandes capitales", apuntan los autores del informe.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento