Atentado Eduardo Antonio Puelles García
El policía Eduardo Antonio Puelles García ha fallecido en una atentado de ETA. EFE
La última víctima de la banda terrorista ETA es Eduardo Antonio Puelles García, de 49 años de edad. Era jefe del Grupo de Vigilancias Especiales de la Brigada de Información de Bilbao, encargada de la
lucha contra ETA. A este agente le explotó una bomba cuando arrancaba su vehículo de un aparcamiento al aire libre.

Era cercano, sociable y se podía confiar en él

Puelles García era natural de Barakaldo, aunque residía en la misma localidad de Arrigorriaga "de toda la vida", según los vecinos. Estaba casado y tenía dos hijos, de 16 y 21 años. Uno de sus hermanos, según ha afirmado el lehendakari Patxi López, trabaja en la Ertzaintza.

"Buen vasco, buen policía"

Desde el Sindicato Profesional de Policía (SPP) ha informado que llevaba 16 años trabajando como policía en la Brigada de Información y ha pasado por todo tipo de grupos desde violencia callejera hasta lucha antiterrorista. También se destaca que hablaba euskera. "Era un buen vasco, una buena persona y buen policía", destaca el sindicato policial.

Una vecina del barrio, ha descrito a Puelles García como un hombre "del barrio de toda la vida, era cercano, sociable y se podía confiar en él". Además, ha asegurado que "la gente del barrio sabía en qué trabajaba" y ha valorado la labor antiterrorista de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, que "bastante bien lo están haciendo" mientras los terroristas "están matando a mucha gente, un día a unos y otro día a otros".

La gente del barrio sabía en qué trabajaba

Un vecino y conocido de Puelles García del bar La Estación, en la misma calle donde residía el agente, le ha descrito a 20minutos.es como un "hombre normal y discreto, muy discreto". "Sabía que era policía, pero él no hablaba nunca de eso cuando bajaba a tomar el café", relató este vecino.

Trayectoria profesional

Su puesto de trabajo estaba en la comisaría de Indautxu, en el centro de Bilbao. Ingresó en 1982 en el Cuerpo Nacional de Policía y ascendió a inspector jefe en el 2002. Prestó servicio en las comisarías de Alicante, Irún y Portugalete, y fue destinado a Bilbao en enero de 1991.

Además, Puelles había estado destinado en Lleida en 1995, donde sirvió unos siete meses. El delegado del Gobierno en Cataluña, Joan Rangel, y el jefe superior de la Policía Nacional en Cataluña, Narciso Ortega, han expresado su condena del atentado, ha mostrado su condolencia a los familiares de la víctima y han recordado que Puelles García estuvo destinado en Lleida en 1995. En esta ciudad catalana, Puelles García estuvo en servicio unos siete meses, hasta que logró un ascenso y pudo regresar a su País Vasco natal.