Irene Rosales se plantea dejar la televisión y abandonar 'Viva la vida': "Quiero una solución"

Irene Rosales, en el plató de 'GH VIP'.
Irene Rosales, en el plató de 'GH VIP'.
Jesus Briones/ GTRES

Está muy harta. No ya porque ella tuviese un sueño que se frustró porque empezó a trabajar muy joven, sino cansada de la presión mediática, de que cada gesto y cada palabra sean estudiados al dedillo. Irene Rosales lo ha dejado claro en Viva la vida: se está planteando abandonar la televisión.

"Llega un punto en el que me tiene que dar igual todo. Estos comentarios son mi día a día", ha comentado la colaboradora, que lleva dos años desde que se estrenase en el plató de Telecinco (en septiembre de 2019), en relación a lo complicado que es que, cada poco, ella sea señalada como la culpable de la ruptura de la relación entre su marido, Kiko Rivera, y su suegra, Isabel Pantoja.

"Más de una vez me he planteado dejar la tele. Pero no solo por mí, sino también por Kiko. Si yo le estoy diciendo que aparque el tema de la televisión, el hecho de que yo esté aquí a él le afecta", ha explicado sobre la dicotomía entre seguir trabajando y no se consecuente con los consejos que le da al DJ.

Su posicionamiento hasta ahora como tertuliana era tanto desmentir como confirmar ciertas informaciones cuando eran referidas a su familia y opinar sobre el resto de temas candentes. Pero de un tiempo a esta parte, Irene Rosales siente que está continuamente en el ojo del huracán.

"Estas acusaciones son constantes y en buena parte es porque trabajo en televisión. A mí como persona me duele. Kiko es todo lo contrario, no quiere que lo deje. El hecho de que yo esté aquí nunca va a acabar para él", ha continuado la sevillana que acaba de cumplir los 30 años (y ha revelado si Isabel Pantoja o Anabel Pantoja le han enviado una felicitación) y que ha añadido que intenta no llevarse el trabajo a casa.

"No hablamos de las polémicas. Yo quiero buscar una solución para que esto no sea un agobio todas las semanas, haré lo que pueda para mi paz", ha advertido, al tiempo que ha vuelto a negar que ella maneje a su marido de ninguna de las maneras: "Si la gente piensa que yo muevo a Kiko, la gente se equivoca. Discuto más con él que él con su familia, pero eso no significa que no lo vaya a apoyar. Esto me está trayendo más dolores de cabeza. No discuto con mi familia y los problemas los tengo con la familia de mi marido".

Además, ha indicado que, como todo el mundo sabe, el DJ está recibiendo ayuda profesional: "Él está recibiendo charlas, pero sí que es cierto que es muy complicado. Tiene muchos procesos. Aquí sabéis el 30% de lo que hay detrás y luego él se entera de más cosas...".

Así que este golpe sobre la mesa de Irene viene a certificar una declaración de intenciones que Irene Rosales tiene como modus vivendi: "A mí solo me importa mi opinión, lo que opine todo el mundo me importa un bledo".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento