Los investigadores sospechan que Gimeno pudo usar piedras para lastrar los cuerpos de Anna y Olivia en el mar

​Los investigadores, según Telecinco, barajan la posibilidad de que Gimeno utilizara piedras para lastrar los cuerpos de las menores y hacerlos desaparecer en el fondo del mar.
Imagen obtenida por el láser escáner que se está usando en la zona.
AGENCIA ATLAS
Imagen obtenida por el láser escáner que se está usando en la zona.
AGENCIA ATLAS

La Guardia Civil ha desplazado hasta Tenerife un láser escáner para utilizar en la zona en la que se se vio por última vez a Tomás Gimeno, a quien se busca por la desaparición de sus hijas Anna y Olivia, donde aparcó su coche antes de embarcar en una lancha de su propiedad.

El escáner es una cámara que gira 360 grados para captar escenarios en tres dimensiones, informa Telecinco. El objetivo sería grabar el escenario crucial de la investigación, para comprobar si llevaba a las menores dentro de los seis grandes bultos que metió en su embarcación. Y para realizar una concluyente medición de las maletas que sirva para el operativo que las busca en alta mar.

Los investigadores, siempre según Telecinco, barajan la posibilidad de que Gimeno utilizara piedras para lastrar los cuerpos de las menores y hacerlos desaparecer en el fondo del mar.

La búsqueda de las niñas Anna y Olivia, desaparecidas al igual que su padre hace más de un mes, prosigue en alta mar con un sonar y un robot submarino incorporados en el buque oceanográfico Ángeles Alvariño y se prolongará hasta la próxima semana.

En total, serán entre ocho y nueve días de búsqueda ininterrumpida las 24 horas en un área de unas diez millas cuadradas, frente al litoral de Santa Cruz de Tenerife, que el buque del Instituto Español de Oceanografía viene escudriñando desde el pasado domingo.

La zona, acordada por Guardia Civil y personal del buque, es la delimitada por el geoposicionamiento del móvil del padre de las niñas, Tomás Antonio G.C., quien se hizo a la mar en dos ocasiones en la noche del 27 de abril.

De regreso de su primera incursión en el mar fue interceptado por la Guardia Civil y propuesto para sanción por saltarse el toque de queda. Los agentes no hallaron nada sospechoso en la lancha de Tomás, puesto que a esas horas la madre aún no había denunciado la desaparición de sus hijas.

Luego, pasada la medianoche, volvió a zarpar y horas más tarde la embarcación fue localizada vacía, a la deriva y sin ancla frente al Puertito de Güímar.

A bordo del Ángeles Alvariño están siempre dos agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil, que dirige la investigación, que se van turnando cada ciertas horas, dado que la búsqueda bajo el mar se desarrolla de día y de noche.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento