Experimento secreto en Brasil: una ciudad entera vacunada demuestra que inmunizar al 75% controla la pandemia

Una enfermera presenta una muestra de la vacuna contra la COVID-19 que desarrolla el laboratorio chino Sinovac Biotech, durante los ensayos de la segunda fase, en un hospital de Sao Paulo (Brasil).
Una enfermera presenta una muestra de la vacuna contra la COVID-19 que desarrolla el laboratorio chino Sinovac Biotech, durante los ensayos de la segunda fase, en un hospital de Sao Paulo (Brasil).
SEBASTIÃO MOREIRA / EFE
La investigación consistía en vacunar a totalidad de los adultos, cuyos resultados arrojan una luz muy prometedora sobre el posible fin de la pandemia.El experimento en cuestión, llevado a cabo por el Instituto Butantan, consistía en inmunizar, de forma rápida, a una gran parte de la población de la ciudad de Serrana (en el estado de Sao Paulo, Brasil).
Wochit

Uno de los países más gravemente afectados por el coronavirus; una ciudad tropical de más de 45.000 habitantes; y un suero chino. Estos son los ingredientes del 'Proyecto S', una iniciativa para inmunizar a una población entera cuyos resultados arrojan una luz muy prometedora sobre el posible fin de la pandemia.

El experimento en cuestión, llevado a cabo por el Instituto Butantan, consistía en inmunizar, de forma rápida, a una gran parte de la población de la ciudad de Serrana (en el estado de Sao Paulo, Brasil), a fin de poder estudiar el desarrollo posterior de la pandemia. Para ello, se dividió la ciudad en cuatro áreas con una población equivalente y se fue aplicando de manera progresiva la vacuna china Coronavac, de la empresa Sinovac Pharma, a más del 95% de adultos que residían en ellas. Al mismo tiempo, se iban monitorizando los principales indicadores de la evolución epidemiológica (número de contagios confirmados, fallecimientos, incidencia acumulada) a fin de encontrar el umbral de inmunización capaz de contener el virus.

Los resultados

Los investigadores encontraron que ese punto se alcanzaba al vacunar completamente a todos los adultos de tres de esas zonas; es decir, con un 75% del total de los adultos de la localidad inmunizados. Con ello, se conseguía un importante descenso en los indicadores que, además, se extendía a los adolescentes y niños no vacunados.

Ese descenso se volvía aún más acusado cuando el 95% de los adultos estaban completamente inmunizados; con esa cifra, se lograba un descenso del 95% en los decesos, del 86% en las hospitalizaciones, y del 80% en los casos sintomáticos, según los datos del propio instituto.

Para los investigadores, esto demuestra la utilidad de la vacuna no solo como medida de protección individual, sino también como estrategia de salud pública. Los datos epidemiológicos ya empezaban a descender de manera prometedora con un 50% de vacunación, y con el 75% la pandemia podía considerarse controlada, con un descenso importante en los grupos no vacunados e, incluso, en poblaciones vecinas en las que un número importante de residentes se desplaza con regularidad a Serrana.

Además, teniendo en cuenta la remisión de la pandemia entre los niños y adolescentes, los autores del estudio concluyeron que no sería necesario vacunar a estos grupos de población para poder reabrir con seguridad las escuelas.

La vacuna china

Otro de los puntos claves del estudio es el empleo de la vacuna Coronavac de Sinovac Pharma. El suero está rodeado de una cierta controversia, puesto que distintos estudios han situado su eficacia en valores tan dispares como 50 (precisamente, por parte de investigadores brasileños) y 90%.

A diferencia de las versiones más conocidas en España, como AstraZeneca, Moderna, Pfizer o Janssen, el suero de Sinovac es una vacuna tradicional, consistente en partículas virales muertas, que al ser inoculadas en el cuerpo provocan una reacción inmune sin necesidad de exponer a la persona a los riesgos del virus.

Así, los investigadores de Butantan encontraron que no se produjeron fallecimientos ni hospitalizaciones entre aquellos que recibieron la vacuna; y, además, afirman que también es eficaz contra la variante P.1, la llamada "Brasileña".

Una chispa de luz

Con todo lo prometedores que estos resultados resultan, lo cierto es que son una excepción en el entorno brasileño. El país sigue creciendo en contagios, y actualmente es el segundo del mundo en número de fallecidos (más de 460.00), por detrás de Estados Unidos, y el tercero en número de contagios, sólo por detrás de Estados Unidos y la India.

Además, la campaña de vacunación en el país avanza lentamente debido a los problemas de suministro y logística. Tanto es así que se ha constituido una comisión en el Senado para investigar la gestión de la pandemia del presidente Jair Bolsonaro, que se ha manifestado en numerosas ocasiones en contra de las restricciones contra la pandemia y de las vacunas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento