General Motors
Etiqueta roja que marca el descuento en uno de los vehículos de un concesionario General Motors EFE/Everett Kennedy Brown
General Motors (GM), el mayor fabricante de automóviles de Estados Unidos, se declaró este lunes en quiebra en un tribunal de Nueva York al no poder reestructurar su deuda tal y como había exigido el Gobierno estadounidense.  Se trata de la mayor bancarrota industrial de la historia de los
Estados Unidos.

La corporación cuenta con 230.000 empleados en todo el mundo (7.500 en España) y fabrica más de 20.000 coches cada día.

El concurso de acreedores de General Motors no afecta directamente a las actividades en Europa
La suspensión de pagos del 'gigante' de Detroit, con más de cien años de historia a sus espaldas, abre un proceso para la cesión de sus activos en Estados Unidos a una nueva sociedad en la que el Tesoro ostentará la mayor parte del capital (72,5%) y en la que también estarán representados un fondo de los trabajadores y los acreedores de la corporación.

El concurso de acreedores de General Motors no afecta directamente a las actividades en Europa, tras el acuerdo alcanzado para la cesión de los activos a la firma Adam Opel y el principio de acuerdo alcanzado con el Gobierno alemán para la entrada de la canadiense Magna en la filial alemana. No obstante, este acuerdo debe concretarse en las próximas semanas.