La otra batalla de los médicos: los MIR, en pie de guerra contra Sanidad por cambiar el sistema para elegir plaza

  • Convocan una manifestación el 25 de mayo si Darias no da marcha atrás y no mantiene la tradicional selección pública y a tiempo real.
  • Consejeros autonómicos y directores generales piden también al Ministerio que rectifique sus planes.
Los médicos residentes catalanes, durante la protesta de este lunes ante el Departamento de Salud.
Una protesta de médicos internos residentes catalanes.
Miquel Taverna

La pandemia ha desvelado la importancia esencial del personal sanitario pero se ha convertido también en la peor enemiga de este colectivos a la hora de afrontar su especialización. Además de la batalla sanitaria contra la Covid, los médicos recién titulados mantienen estos días otra guerra, en este caso con el Ministerio de Sanidad y en contra del cambio en el sistema de elección de plazas para hacer la especialización tras realizar sus oposiciones, el MIR. Escudándose en la pandemia y a pesar de la mejoría de la situación, Sanidad pretende introducir un nuevo sistema totalmente telemático y sin llamamiento que los nuevos médicos denuncian que les  supone un perjuicio a la hora de elegir especialidad y dónde cursarla y que incluso puede dejar varios miles de plazas vacantes.

FSE Unida es la plataforma en la que está agrupados 15.000 aspirantes a las plazas de especialización sanitaria en las titulaciones de Medicina, Farmacia, Enfermería Psicología, Química, Biología y Física. En el caso de médicos, aspirantes a una plaza de Médico Interno Residente (MIR) después de examinarse el 27 de marzo, se encuentran ahora con que, frente a lo que se les dijo el año pasado, el Ministerio de Sanidad mantiene sus planes de incluirlos en le nuevo procedimiento para elegir especialización que ya empezó a funcionar para todas las demás titulaciones en la convocatoria del año pasado. Este nuevo sistema no solo es telemático, sino que deja de ser a tiempo real y público, con lo que ya no permitirá que aspirantes sepan qué eligen sus compañeros mejor situados por nota en la oposición para poder ir eliminando de su lista las plazas que estos vayan ocupando.

Hasta ahora, los médicos elegían su especialidad mediante un sistema por llamamiento en el que a lo largo de más de una semana se presentaban en el Ministerio -a razón en 700 diarios, 350 por la mañana y 350 por la tarde- para escoger entre 8.000 plazas disponibles en función de sus preferencias. El orden de elección lo determinaba la nota en el examen de MIR, de manera que los mejor calificados más posibilidades tenían de especializarse en las disciplinas y el centro sanitario de su preferencia. El proceso podía ser seguido en tiempo real por el resto de aspirantes, que iban conociendo qué plazas dejaban de estar disponibles a medida que se iban concediendo a quienes iban por delante.

Ahora Sanidad quiere ampliar a Medicina un sistema que sustituye este sistema de llamamiento por el listado que debe elaborar cada aspirante con todas sus opciones. Tienen un plazo de dos semanas para elaborarlo y pueden ser miles, puesto que se recomienda que al menos cada uno elija tantas plazas de las 8.000 disponibles como el orden en el que quedó en el MIR, más una. Con todos estos documentos, el Ministerio publicará el 20 de junio una resolución con la distribución de plazas en función de nota en la oposición y orden de preferencia de cada uno. Sanidad asegura que el sistema es "seguro, transparente, trazable y más ágil y eficiente" y recuerda que empezó a introducirse en la convocatoria de 2004-2005. En la de 2019-2020 fue el procedimiento que se siguió íntegramente para elección de plazas de especialización de Farmacia, Biología, Química, Psicología y Física.

Pero FSE Unida no está de acuerdo y ha convocado una concentración frente al Ministerio de Sanidad para el 25 de mayo si la ministra, Carolina Darias, no da marcha atrás en un asunto en el que todavía confían en que no esté todo dicho y haya cambios. En los últimos días asegura que consejeros y directores generales autonómicos de Sanidad se han puesto en contacto con el director de Ordenación Profesional, Vicenç Martínez, para pedir una modificación, alegando que no entendieron correctamente qué planes tenía el Ministerio cuando explicó el nuevo sistema en la comisión de recursos humanos del Consejo Interterritorial de Sanidad. Según explica el portavoz de FSE Unida, Alejandro Cuéllar, los responsables autonómicos entendieron que en lugar de forma presencial, los aspirantes serían llamados telemáticamente para presentar sus preferencias. Pero no que tampoco existiría esta posibilidad y que simplemente tendrían que rellenar una lista, en algunos casos con más de 8.000 opciones ordenadas por preferencia.

Este lunes, ha trascendido la carta que la consejera de Castilla y León, Verónica Casado, ha remitido a la ministra  para que "reconsidere" el sistema y pedirle que sea presencial y en tiempo real o que, si la pandemia no lo permite, haya una modalidad mixta, en sede o telemáticamente, en la que cada aspirante sea llamado a 'cantar' su plaza elegida, como se ha hecho siempre.

Cambios en pandemia

El cambio de criterio y la oposición frontal de los aspirantes con el Ministerio se originó hace años pero la pandemia ha servido de excusa a Sanidad para forzar un cambio que miles de futuros médicos no quieren. En el MIR 2020, el entonces ministro de Sanidad, Salvador Illa, ya intentó terminar con la elección por turno de llamamiento pero el Tribunal Supremo se lo impidió. Desde FSE Unida, creen que hay "revanchismo" en el hecho de que su sucesora haya retomado estos planes, a pesar de que la situación epidemiológica mejora y permite cada vez una mayor apertura que denuncian que no se aplica a los médicos, a los que se se sigue impidiendo acudir al Ministerio a pedir plaza MIR.

"A pesar del decaimiento del estado de alarma, de la apertura de fronteras, de los conciertos multitudinarios" o la vuelta de "la afición a los campos de fútbol", los nuevos médicos denuncian en un comunicado que se sustituya la presencia física por otro sistema que ni siquiera les permite elegir plaza de forma telemática, algo que estarían dispuestos a aceptar.

Sostienen que el nuevo sistema "vulnera" varios aspectos de la distribución de plazas de especialista. Para empezar, creen "imposible" elegir mediante el nuevo procedimiento un MIR como médico de familia porque no se elige por especialidad sino por centros sanitarios, las llamadas Unidades Docentes.

Se quejan también que sin turno de llamamiento los aspirantes no tienen forma de saber qué plazas se van agotando y, por tanto, no tienen capacidad de reorganizar su lista como ocurría hasta ahora. Alertan también de que habrá muchos que pidan "plazas de relleno" para no quedarse sin ninguna y que terminarán renunciando a ellas. Según Cuéllar, por este motivo podrían quedar vacantes unas 2.000 plazas que en los próximos años que mantendrían la atención sanitaria "a medio gas" durante años.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento