Joaquín de Dinamarca le muestra su apoyo al príncipe Harry: "Se atrevió a seguir su corazón"

Joaquín de Dinamarca ©Korpa
Joaquín de Dinamarca.
Korpa

Recientemente confesaba haber acudido al supermercado de incógnito para ver a Meghan Markle y poder así fingir que no se conocían, así que uno se puede hacer a la idea de cómo ha sido la relación entre los duques de Sussex. Pero estos gestos, desde el punto de vista de Joaquín de Dinamarca, no hacen que mostrar un acto de valentía que se hace por amor.

El hijo menor de la reina Margarita, quien el año pasado superó un ictus, comprende a la perfección lo difícil que es ser el segundo de los herederos de una familia real y ha querido mostrar su apoyo público al príncipe Harry y el porqué desde que está en California puede caminar sintiéndose "un poco más libre", como él mismo ha llegado a declarar.

En una reciente entrevista que ha concedido a la revista francesa Point de Vue, el hermano de Federico de Dinamarca, de 51 años, ha asegurado que pocos como él entienden al nieto de Isabel II, dado que él mismo ha vivido en sus carnes no solo esa exposición, sino la presión y a su vez necesidad de no cometer errores públicamente y hasta de tener que ser comedido en los asuntos románticos.

"El príncipe heredero únicamente ha de seguir el curso de los acontecimientos. Pero no hay nada escrito sobre el segundo y su pareja, ni en un documento ni de forma verbal. Mi padre conoció esta misma insatisfacción y jamás logró llegar a tener su propia lugar dentro de la Familia Real", ha confesado.

A tenor del úlrtimo año y medio de Megha y Harry, Joaquín ha explicado que "no siempre es fácil" puesto que ellos han de averiguarlo todo por sí mismo mientras siguen permaneciendo "en un segundo plano de la familia". "Tengo un gran respeto por el príncipe Harry. Es muy valiente. Se atrevió a seguir su corazón", ha añadido.

El príncipe danés, que desde septiembre trabaja en Francia como agregado del Ministerio de Defensa de su país, se siente en territorio galo con mayor libertad, algo que también comparte su esposa, Marie, natural de París, quien ha añadido que prefieren llevar esa vida más anónima.

"No estoy preocupada por Atenea [su hija pequeña, de 9 años]. Está muy familiarizada con su árbol genealógico. Es diferente para Enrique [el mayor, de 12 años], que de verdad no quiere que le recuerden quién es. Los niños no siempre son cariñosos entre sí", ha dicho Marie, así como ha rememorado unas palabras de su primogénito: "Me confesó: 'Mamá, está bien mientras estemos juntos'".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento