El independentismo se da una última oportunidad para evitar elecciones: ¿pactarán finalmente ERC y JxCat?

  • La CUP ha hecho de mediadora entre ERC y JxCat para intentar desbloquear la legislatura y evitar elecciones.
  • ERC sigue apostando por un Govern mono color y Junts no asegura su apoyo a Aragonès. 
  • Acuerdan debatir la estrategia soberanista más allá de la "gobernabilidad".
Los negociadores de la CUP, ERC y Junts saliendo de la reunión a tres bandas de este miércoles en los despachos del Parlament.
Los negociadores de la CUP, ERC y Junts saliendo de la reunión a tres bandas de este miércoles en los despachos del Parlament.
ACN

Tras recoger el guante lanzado por la CUP, que se ha ofrecido como mediadora para intentar encarrilar las negociaciones entre ERC y Junts para formar Govern, que naufragaron el pasado fin de semana, los tres partidos del bloque soberanista han celebrado este miércoles una reunión a tres bandas, de dos horas de duración, en los despachos del Parlament, de la que han conseguido arrancar un compromiso de republicanos y postconvergentes para alcanzar un "acuerdo de mínimos" que haga posible la investidura de Pere Aragonès antes del próximo 26 de mayo.

¿Cuál es el objetivo del pacto?

Evitar elecciones. Los tres partidos han ratificado su intención de que la próxima legislatura materialice el 52% de votos independentistas de las pasadas elecciones del 14-F y, de paso, evite una repetición electoral en Cataluña este verano. Lo explicaron en un comunicado conjunto firmado por ERC, JxCat y la CUP.

La mediación de los anticapitalistas ha relajado levemente las discrepancias que los dos principales partidos del soberanismo mantenían un día antes, el martes, en su último encuentro. Este sirvió para que ERC se reafirmara en la idea expresada el sábado por Pere Aragonès (vicepresident en funciones) de gobernar en solitario, al menos al principio de la legislatura, sin ayuda de Junts, a los que solo pide su apoyo a la investidura. Por su lado, los de Puigdemont veían aún "recorrido" para sellar un ejecutivo de coalición.

Junts ha matizado que no supone que se haya alcanzado ya un acuerdo en firme para investir a Pere Aragonès

En el principio de acuerdo perfilado este miércoles a tres bandas, se comprometen a respetar cuatro "puntos de mínimos como base para desatascar" la legislatura. El primero no plantea, a priori, demasiada controversia entre las tres siglas, y se refiere a la actual coyuntura: "Dar una respuesta a la crisis social y económica que vive el país".

¿Qué dice de la hoja de ruta independentista?

El segundo punto del pacto introduce una primera referencia al "choque" con el Estado: "Construir un muro de defensa de los derechos fundamentales y básicos que tienen un amplio apoyo por parte de la sociedad catalana y que no caben en el marco del Estado". 

Ya, el tercer apartado, se adentra en la hoja de ruta independentista: "Convocar una reunión de trabajo para construir un gran Acuerdo Nacional por la Autodeterminación". Este se asemejaría al Pacto por el Referéndum de 2016 y las tres formaciones coinciden en implicar en este acuerdo a entidades sociales (ANC, Òmnium Cultural) y sindicatos favorables a una salida "democrática" al conflicto catalán y que "se pueda lograr el ejercicio de la autodeterminación y la amnistía durante la próxima legislatura", dice el escrito.

El último punto, el cuarto, se refiere al principal escollo que ha separado a ERC y Junts a la hora de lograr una investidura, acordar "un espacio para el debate de la estrategia independentista más allá del marco de la gobernabilidad", lo que alude directamente a si este órgano ha de ser el Consell per la República (según Junts) o el Govern y el Parlament (para ERC).

¿Supone este acuerdo un pacto para investir a Pere Aragonès?

No. A pesar de estos cuatro compromisos de partida, Junts ha matizado que no supone que se haya alcanzado ya un acuerdo en firme para investir a Aragonès. En cambio, el diputado de la CUP, Carles Riera, admitía antes del encuentro de este miércoles al mediodía que "la prioridad es evitar la repetición electoral. Hay que generar un marco de legislatura compartido. Luego ya hablaremos de la forma del Govern, es un tema menor". ERC se reafirma en gobernar solo, al menos en un inicio, para luego dar entrada al partido de Puigdemont. 

"La prioridad es evitar la repetición electoral. Hay que generar un marco 
de legislatura compartido. Luego ya hablaremos de la forma del Govern, 
es un tema menor" (Carles Riera, 
diputado de la CUP)

ERC ¿renunciará a gobernar en solitario?

Le ha costado mucho a ERC dar el paso, pero una vez liberados del peso de los postconvergentes, quieren intentar la aventura en solitario. El pasado sábado el candidato republicano y vicepresidente en funciones, Pere Aragonès, dio por finiquitada la posibilidad de un gobierno de coalición con JxCat y esa es la postura que defienden. No descartan una nueva alianza con los de Puigdemont, pero una vez avanzada la legislatura y no ahora. 

Por ello, cuando faltan 13 días para cerrar un acuerdo y evitar elecciones, los republicanos confían en que Junts les acabarán cediendo cuatro diputados y sumar los votos necesarios para investir a Pere Aragonès presidente de la Generalitat. No obstante, temen que la negociación no será fácil y que continuará en los próximos días.

Para conseguir los apoyos necesarios para esta andadura en solitario, ERC ha abierto la negociación con los comunes de Jéssica Albiach, quienes ya han ofrecido su 8 votos a favor de Aragonès con la condición, mantenida desde el inicio, de que el gobierno de la Generalitat sea de izquierdas. Para los comunes, una apuesta fácil para los publicanos sería hablar con los socialistas: "Si ERC quiere gobernar en solitario, que llame al PSC", dijo ayer la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. Una opción fácil y lógica para defender una política de izquierdas como argumentan los comunes, pero imposible a día de hoy para los republicanos y los socialistas. Negociar y convencer a Junts, es el camino que le queda a ERC hasta el 26 de mayo si quiere evitar las elecciones.

Y Junts ¿cederá?

Acostumbrados a liderar primero el nacionalismo, como Convergència, y luego el independentismo, como JxCat, los de Carles Puigdemont no quieren ceder cuotas de poder en el Govern. Algunos sectores de Junts cuestionan el papel negociador de Jordi Sànchez después de que la provocación a ERC de que formasen un gobierno en solitario, les ha salido mal. Por ello responsabilizan a Sànchez de la falta de acuerdo con los republicanos y le reprochan su rol predominante en las negociaciones. 

Algunas voces críticas expresaron este miércoles su malestar y expresaron que tras reunirse con el candidato de ERC, Pere Aragonès, Sànchez no tuvo "ni un mínimo feedback" con la dirección y no ha dejado participar en las conversaciones a exconsellers como Jordi Turull, que también es vicepresidente del partido. Otros, en cambio, defienden el liderazgo de Jordi Sànchez.

En todo caso, en lo que sí están de acuerdo en JxCat es en constituir un Govern de coalición con ERC, y no permitir que los republicanos gobiernen en solitario ya que están en juego no solamente cuotas de poder, sino también el peso político de Carles Puigdemont, y la gestión de los fondos europeos. El grupo de Junts mantuvo una reunión este miércoles por la tarde, tras la firma del acuerdo de mínimos con la CUP y ERC, para analizar el momento actual de las negociaciones y el camino a seguir. De momento coinciden en evitar unas nuevas elecciones pero el cómo aún está en el aire.

¿Qué opinan la ANC y Omnium del bloqueo?

En paralelo a la vuelta a la negociación entre republicanos y postconvergentes, la presidenta de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), Elisenda Paluzie, ha pedido este miércoles un acuerdo a los tres partidos del espectro soberanista (ERC, JxCat y la CUP) para formar un nuevo Govern. La entidad independentista ha convocado una manifestación para el próximo domingo en la plaza Sant Jaume para reclamar un pacto.

Por su parte eEl presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, ha llamado este miércoles a ERC y JxCat a abandonar "dinámicas de desgaste y de hipertacticismo" y ha pedido que recuperen "el sentido de estado y la generosidad" para definir una estrategia compartida.

Tras unos días de reproches cruzados y acusaciones de dinamitar las negociaciones para formar gobierno entre ambos partidos, Cuixart ha exigido que "cesen estos insultos y linchamientos entre compañeros de lucha". "El objetivo de la represión es dividir a los que luchan. No podemos permitir que nos dividan, tenemos que seguir luchando sin que nos dividan", ha insistido Cuixart en un acto en L'Hospitalet de Llobregat en el que la entidad ha presentado sus ejes estratégicos para los próximos años.  

Mostrar comentarios

Códigos Descuento