El Gobierno estira los plazos para enviar a Bruselas el plan de recuperación y sigue sin detallar las reformas

Pedro Sánchez
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, este martes en La Moncloa.
EFE

El Gobierno sigue sin dar detalles sobre las reformas previstas en el plan de recuperación para acceder a los fondos europeos. El Consejo de Ministros ha aprobado este martes el conjunto de medidas, pero no las dará a conocer hasta que las vaya enviando a la Comisión Europea, algo que tiene que hacer antes del 30 de abril que es cuando acaba el plazo marcado por Bruselas. El Ejecutivo comunitario ha dado cierta flexibilidad y Moncloa siempre ha dicho que cumplirá con el calendario, pero el margen se acorta al máximo.

La portavoz del Gobierno apuntó que  el plan se remitirá a Bruselas "en los próximos días", dentro "del plazo". Pero dicen que ese plazo "era tentativo" por lo que "no es obligatorio" cumplir con él. El Ejecutivo, eso sí, tratará de "cumplir" con la Comisión Europea, según Montero. El objetivo del plan, esgrimió, es construir "un país mejor, más sostenible y más productivo".

En cuanto al detalle sobre las reformas –en materia, por ejemplo, de impuestos, pensiones y mercado de trabajo–, Montero ha explicado que se irán conociendo a medida que el Gobierno remita a Bruselas las "fichas" sobre estas materias. Esas "fichas" tienen un mismo formato estandarizado para todos los países, y Montero ha sostenido que, aunque el plan –un documento de unas 2.000 páginas– está ya finalizado, todavía están en curso los trabajos técnicos para adaptar la información al formato de esas "fichas", que son las que se remiten a la Comisión.

"No es necesario el visto bueno para empezar a implementar reformas"

Una vez se envíe toda la información, Montero expresó que la Comisión "tendría en torno a dos meses para dar el visto bueno al plan" y para "analizar las reformas de forma interactiva" con el Gobierno. En todo caso, dijo "no es necesario que el plan esté aprobado para que se proceda ya a su implementación". Eso sí, el reglamento de la Comisión establece que para recibir el dinero es obligatorio que la reforma cuente con su respaldo y el del Consejo.

Sí se conocen algunas de las medidas planteadas para desarrollar con los 70.000 millones de transferencias directas (del total de 140.000): las mayores partidas del plan para el periodo 2021-2023 son las relativas a la movilidad y a las infraestructuras. El plan incluye por ejemplo una apuesta por el coche eléctrico o 1.000 millones de euros para construir viviendas de alquiler social. En general, el 39,12% de la financiación se destinará a la transición ecológica, el 29% a la transformación digital, el 10,5% a educación y formación y un 7% para I+D+i. El objetivo del Gobierno es, según sus cálculos, generar un total de 840.000 puestos de trabajo en tres años.

Tres semanas de retraso

Han pasado ya tres semanas desde que el 6 de abril el presidente Pedro Sánchez anunciara que el Consejo de Ministros iba a aprobar el plan de recuperación. Finalmente esa previsión cambió y a la semana siguiente Sánchez detalló un primer borrador, pendiente de más negociaciones con la Comisión Europea en lo relativo a la reforma fiscal, la reforma laboral y las pensiones. 

Entonces, el presidente reconoció que en 2020 "quedaron en evidencia los excesos de la especulación, los estragos del austericidio, la fragilidad y la deriva de la deslocalización de la producción de bienes básicos, el debilitamiento del estado de bienestar por ejemplo en los centros de atención primaria". De ese contexto tan complicado, expresó, se ha de "extraer una lección".

El jefe del Ejecutivo defendió el plan en el Congreso el 14 de abril. "Quiero ser muy claro. Es la mayor oportunidad para España desde la entrada en la Unión Europea. Ocasiones como estas se presentan solo un par de veces en el siglo, como mucho. Y esta oportunidad no la vamos a dejar pasar", sostuvo entonces. Pero, de nuevo, otro retraso.

Desde entonces han pasado dos semanas hasta que este martes el Gobierno ha terminado por darlo por bueno, aunque sin haber ni entregado el plan a Bruselas ni haber recibido el visto bueno a esos "detalles" que faltaban. Durante estos días la vicepresidenta Nadia Calviño insistió en que las conversaciones con la Comisión se basaron en "flecos" para cerrar el plan. Ahora se irán conociendo las reformas a medida que Bruselas vaya publicando las 'fichas' en las que se recogen.

Portugal, Alemania o Francia ya han cumplido

A principios de año España era uno de los Estados miembros que más avanzado tenía su plan de recuperación y recibió de hecho elogios por parte de la Comisión Europea sobre el primer borrador. El objetivo que ha ido anunciando el Gobierno era enviarlo de los primeros, pero eso ya no va a ser así. De hecho, otros países de nuestro entorno como Portugal, Alemania o Francia ya han presentado los suyos, mientras que Italia lo está ultimando.

No obstante, siguen quedando dudas de cuándo empezarán a llegar los fondos. Para que se puedan desembolsar las ayudas es necesario que los 27 Estados miembros refrenden la Decisión de Recursos Propios, con la que la Comisión podrá empezar a emitir deuda. Con este paso, por el momento, han cumplido 19 socios del bloque. El cálculo del Gobierno español es que los fondos lleguen antes de otoño.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento