¿Qué impuestos se pagan por vender una casa en caso de divorcio? ¿Y si uno de los dos se queda en la vivienda?

Imagen de recurso de una casa en venta.
Imagen de recurso de una casa en venta.
EUROPA PRESS - Archivo

Tras el divorcio de una pareja, uno de los aspectos que puede generar cierta preocupación es qué sucederá con la vivienda, si pertenece a ambas partes. Así, la venta del inmueble suele ser la solución más frecuente en estos casos siempre que se llegue a un acuerdo, pero ¿a qué impuestos tienen que hacer frente? ¿Quién debe hacerse cargo?

Los especialistas del comparador financiero HelpMyCash ofrecen una serie de explicaciones para responder a esta cuestión y destacan que la venta de una vivienda implica el pago de tributos como el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) y la plusvalía municipal.

¿Cómo se reparten los gastos?

Si la vivienda es propiedad de ambos, "cada uno de ellos debe hacer frente a los impuestos de la renta", señalan en HelpMyCash, en función del porcentaje de la propiedad que le corresponde. Por tanto, si la titularidad de la casa es compartida a partes iguales, cada uno pagará un 50%. Este dato aparece reflejado en la escritura de la vivienda si se trata de un matrimonio en régimen de separación de bienes.

Asimismo, hay que valorar que la venta de una casa tiene otros costes como "los relacionados con la gestión de documentos o el de la cancelación registral de la hipoteca", si fuera el caso. En este sentido, además de hacerse cargo de forma conjunta de los tributos obligatorios, estos costes se repartirán entre ambas partes.

¿Cuánto se paga por estos impuestos?

Respecto al IRPF, este tributo se abona por la ganancia patrimonial obtenida. Así, se calcula teniendo en cuenta "los precios de compra y de venta de la casa y otros conceptos que pueden incidir en la cuota", añaden. 

Desde HelpMyCash recuerdan que la campaña de la Renta correspondiente al ejercicio de 2020 está en marcha, y las parejas que se divorciaron y vendieron la vivienda a lo largo de este año tendrán que incluir los beneficios obtenidos en el borrador de la Renta.

En cuanto a la plusvalía municipal, se trata de un impuesto que "grava el incremento de valor que ha experimentado el suelo de una casa a lo largo del tiempo". Para calcularlo hay que tener en cuenta el valor catastral, la cantidad de años que la pareja ha sido propietaria y el porcentaje de impuesto establecido por el Ayuntamiento.

¿Qué es más recomendable si uno de los dos se queda en la casa?

Una alternativa que se plantean algunas parejas en caso de divorcio es que uno de los miembros se quede con el 100% de la titularidad del inmueble. En esta situación, en lugar de elegir una compraventa tradicional en la que se vende la mitad a la otra persona, se recomienda "considerar otras opciones legales que pueden ser más ventajosas en cuanto a fiscalidad", subrayan. 

¿Cuáles son estas opciones? Si estaban casados en régimen de separación de bienes pueden "realizar una extinción de condominio". Se trata de una figura jurídica que da por concluida la copropiedad y "una de las partes se queda con la casa a cambio de compensar económicamente al otro en la cantidad que estimen". De esta manera, solo se tributará por el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD), y no por el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) o la plusvalía municipal. 

En el caso de que el régimen fuera de gananciales será necesario "realizar la disolución del régimen económico matrimonial" para proceder al divorcio. Tras este trámite, uno de los dos puede quedarse con el 100% de la titularidad "a cambio de compensar económicamente al otro", concluyen.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento