Junts se abstendrá este viernes y la investidura de Aragonès fracasará en primera vuelta

La negociación de ERC y Junts sigue encallada en el papel del Consell per la República
El vicepresidente de la Generalitat en funciones y candidato de ERC a la Presidencia, Pere Aragonès, y la presidenta del Parlament, Laura Borràs, en una imagen de archivo.
DAVID ZORRAKINO - EUROPA PRESS

La ejecutiva de Junts per Catalunya (JxCat) ha dado este jueves al traste con la posibilidad de que el republicano Pere Aragonès, actual vicepresident en funciones, sea elegido el próximo viernes en primera ronda como nuevo president en el Pleno de investidura que se celebra en el Parlament. 

La dirección del partido postconvergente se ha reunido esta tarde de forma telemática para decidir si daban apoyo a Aragonès, un encuentro en el que se ha decidido la abstención de sus 32 diputados en la primera votación, para la que es necesario alcanzar mayoría absoluta (más de 68 votos de los 135 diputados del Parlament).

Entre los votos de ERC y la CUP, que a principios de esta semana alcanzaron un preacuerdo, solo suman 42 (33 de ERC y 9 de la CUP). PSC, Vox, comuns, Cs y PP suman 61 escaños y votarán en contra. En el pleno del martes, Aragonès debería conseguir una mayoría simple de apoyos en segunda ronda para ser investido, es decir, obtener más votos a favor que en contra, pero vuelve a depender de la cesión de JxCat.

Los escollos: Puigdemont y la mesa de diálogo

Las conversaciones mantenidas con ERC no han conseguido llegar a  coincidencias en puntos clave para Junts, como el papel que ha de tener el Consell per la República que lidera el ex president huido en Bruselas, Carles Puigdemont, dentro de la hoja de ruta del nuevo Govern. 

Desde la dirección de los postconvergentes consideran que los republicanos menosprecian la figura de Puigdemont en este Consell. 

Otro punto de desencuentro entre las dos grandes formaciones independentistas es la falta de un plan B soberanista en caso de que fracase la mesa de diálogo con el Gobierno sobre la cuestión catalana. En el comunicado emitido este jueves por la tarde, Junts justificaba su abstención ante la «falta de acuerdo» con ERC para garantizar un «Govern estable».

Tampoco ha gustado en Junts la intervención de este jueves de mandos de la CUP para informar que las bases han apoyado en votación el preacuerdo alcanzado con ERC con un 59,31% de apoyos y tras horas de sufragio telemático de los más de 1.400 militantes de las 11 organizaciones del partido anticapitalista.

La CUP apoya a Aragonès pero sin firmar un "cheque en blanco"

En esta conferencia de prensa exigieron «responsabilidad» a Junts. A pesar del «sí» que previsiblemente darán el próximo viernes a la candidatura de ERC los 9 diputados de la CUP en el hemiciclo, la diputada Eulàlia Reguant ha dejado claro este jueves que el pacto «no es suficiente» y «no es un acuerdo de gobierno» ni «un cheque en blanco».

En este sentido, los anticapitalistas aseguran que su papel será el de «empujar a la mayoría independentista hacia el cambio. Venimos para generar escenarios de choque», espetó Reguant. Y es que el 85% de la militancia de la CUP votó que el contenido del acuerdo con ERC «no es suficiente» por ser «demasiado suave». Por ello, explicaron que el documento contempla que –transcurridos los dos primeros años de legislatura–, Pere Aragonès se deberá someter a una cuestión de confianza para revisar el pacto.

«No nos podemos permitir renunciar al punto de partida, pero en ningún caso es un punto de llegada» ha argumentado Reguant, que ha justificado la decisión de las asambleas en que «la CUP tiene la responsabilidad de sumarse a este objetivo de transformación».

La CUP ha lanzado también un mensaje a los diputados de EnComúPodem exigiéndoles que se posicionen: «Los comuns han de decidir si quieren seguir siendo cómplices del régimen y la comparsa del partido socialistas, o si se quieren sumar a la lucha», ha lanzado Reguant.

El desarrollo del Pleno de este viernes 

El Pleno del debate de investidura de Pere Aragonès como candidato a presidir la Generalitat comienza a las 10.00 horas del próximo viernes en el Auditorio de cámara catalana, y no en el hemiciclo –como ya se hizo en la sesión constitutiva del Parlament– para mantener las medidas de seguridad sanitarias por la Covid.

En esta ocasión, habrá una primera hilera de sillas que ocuparán los 13 miembros del Govern en funciones. También a causa de la pandemia, habrá pocos invitados a seguir la sesión, y lo tendrán que hacer desde dos salas habilitadas con pantallas de televisión. Se prevé la asistencia de expresidentes de la Generalitat y del Parlament.

Antes del Pleno, se reunirán la Mesa y la Junta de Portavoces para decidir si puede votar el diputado de Junts Lluís Puig, que reside en Bélgica. Este ha pedido delegar su voto a la presidenta de la cámara, Laura Borràs, que lo admitió si celebrar una Mesa, lo que motivó que el PSC pidiera una reconsideración.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento