Los efectos secundarios más comunes en las vacunas contra el coronavirus (y por qué son normales)

Fiebre, tos seca y dificultad para respirar. Estos son, con diferencia, los principales y más conocidos síntomas del coronavirus. Pero este virus presenta un amplio abanico de síntomas, pese a ser menos comunes, también pueden formar parte del cuadro del enfermo de Covid-19.
Son varios los efectos secundarios considerados normales en la vacunación contra la Covid.
ARCHIVO

En una semana convulsa por las sospechas levantadas sobre la vacuna de AstraZeneca, muchos vacunados y por vacunar tienen dudas sobre qué efectos secundarios puede provocar la vacuna contra el coronavirus y si alguno de estos podrían considerarse graves o ponerles en alerta.

Lo cierto es que todas las vacunas contra la Covid, no solo la de Oxford, van acompañadas de una serie de efectos secundarios que han de considerarse normales y no preocupantes si no se alargan y agravan en un tiempo que supere la semana.

No existe un patrón único. Ante la misma vacuna administrada el mismo día a un mismo grupo de personas puede ocurrir que unos experimenten un efecto o varios.. o ninguno. Estos suelen ser fiebre, malestar, dolor o cansancio. Son normales e incluso una señal de que la vacuna está haciendo efecto.

Lo normal es que estos efectos secundarios remitan en unas horas o, como mucho, pocos días. El virólogo Julian Tang recuerda en la BBC que "la enfermedad es muchísimo peor que la inmensa mayoría de efectos secundarios de la vacuna", un discurso que repiten todos los expertos mundiales ante el temor creciente estos días.

Es complicado aventurar cuántas personas sufrirán efectos secundarios derivados de esta vacunación masiva que está teniendo lugar a nivel planetario. Por el momento solo pueden sacarse algunas conclusiones en aquellos países donde está más avanzada la administración de dosis. En Reino Unido, por ejemplo, se estima que una de cada 10 personas los experimenta, y la gran mayoría de forma leve.

"La vacuna, al igual que un virus, no deja de ser un agente extraño que provoca que el organismo reaccione y produzca anticuerpos. Para protegerse, el cuerpo genera una respuesta inflamatoria. Y eso puede hacer subir la temperatura y que aparezcan dolores y malestares. Es un proceso normal que puede ocurrir con cualquier vacuna, no solo con las del coronavirus", explica también a la BBC la doctora española Josefina López.

El profesor Wilbur Chen, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland, lo compara con lo que ocurre en el cuerpo cuando sufre un golpe o una herida: "La inflamación es algo que el cuerpo también experimenta durante un impacto severo en la rodilla tras caerse. Entonces sientes dolor, enrojecimiento e hinchazón en la zona. Hay que pensar en estas reacciones como el indicio común de que la vacuna funciona. Cualquier síntoma se resolverá generalmente a los 2 o 3 días".

Julian Tang añade que también están observando que "muchos pacientes, nerviosos o ansiosos por vacunarse, pueden experimentar algún dolor leve y luego reportarlo mayor de lo que es. La psique también influye".

Todos coinciden en que estos efectos secundarios son normales y que solo si no se mejora en un plazo estimado de tres, cuatro días como mínimo es cuando debería acudirse a un médico y no optar nunca por automedicarse, ya que existen medicamentos que pueden empeorar las cosas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento