Instalación de energía solar en mi casa: ¿qué otras opciones existen aparte de los paneles solares?

Energía Solar
Los paneles fotovoltaicos son los más utilizados.
AYUNTAMIENTO DE CARTAGENA

La energía solar es aquella producida por la luz fotovoltaica o por el calor del sol, es ilimitada, renovable y actualmente considerada como "la fuente de electricidad más barata y con mayor potencial", explican desde Holaluz. Y es que al producir electricidad a partir de la radiación solar, se convierte en una fuente inagotable respetuosa con el medioambiente.

En los últimos años se ha potenciado el autoconsumo eléctrico mediante la instalación, por ejemplo, de paneles solares en las viviendas. Uno de los mayores beneficios es que la energía producida no contribuye al calentamiento del planeta al no generar gases de efecto invernadero, tiene un bajo coste de mantenimiento y supone un ahorro importante en la factura mensual.

¿Cómo funcionan los paneles solares?

En este sentido, la instalación de paneles solares es la fórmula de autoconsumo eléctrico en el hogar más extendida para generar energía. Es habitual verlos en tejados de viviendas o edificios, pero ¿cómo funcionan? Las placas están compuestas por células solares fotovoltaicas, que transforman la energía recibida del sol en energía eléctrica. 

Como explican en Holaluz, su funcionamiento "es predecible, monitorizable y sencillo de controlar, lo que facilita hacer una previsión de la energía que se va a producir y por tanto, el tiempo aproximado en que la inversión inicial quedará totalmente amortizada". 

Cabe destacar que no todos los paneles solares son iguales. Actualmente se distinguen los siguientes tipos: fotovoltaicos, térmicos o híbridos. Los primeros son los más comunes, aquellos que transforman la radiación solar en electricidad y se pueden encontrar monocristalinos, policristalinos o de otros compuestos que no sea el silicio, según explican en Endef Solar Solutions.

Energía solar térmica y pasiva, otras alternativas

Así, otro tipo de energía solar es la térmica, que aprovecha el calor emitido por la radiación solar para calentar el agua o climatizar la vivienda, entre otras funciones. Los colectores solares (o paneles solares térmicos) son los más utilizados en estos casos y transforman la energía solar en calor. Otros de sus usos en el hogar pueden ser la climatización de una piscina o la preparación del agua para uso sanitario (ACS). Los paneles híbridos, como su propio nombre indica, mezclan la energía fotovoltaica y la térmica pudiendo producir electricidad y calor al mismo tiempo.

¿Y en qué consiste la energía solar pasiva? Esta alternativa sigue siendo algo desconocida entre la población y se caracteriza por aprovechar la energía del sol de forma directa sin necesidad de transformarla en eléctrica o en térmica. No requiere de paneles u otros aparatos, como ocurre con la energía solar activa. 

En estos casos, es posible obtener la energía de la radiación solar de forma pasiva a la hora de construir las viviendas o los edificios. Esto quiere decir que los tejados, las ventanas, las paredes y el resto del diseño se construyen de tal manera que aprovechan la luz solar en invierno y evitan el exceso de calor en el periodo estival.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento