Obispos católicos aconsejan a sus fieles no ponerse una de las vacunas anticovid por usar células de fetos abortados

Vista de una dosis de la vacuna contra la Covid-19 de la farmacéutica Johnson & Johnson (J&J).
Una dosis de la vacuna contra la Covid-19 de la farmacéutica Johnson & Johnson.
ARCHIVO

Los obispos católicos en EE UU están desaconsejando a sus fieles ponerse como primera opción una de las vacunas contra la covid-19 debido a que durante su producción se utilizaron células de fetos abortados.

En un comunicado emitido este martes, la Conferencia de Obispos Católicos considera que la vacuna de Johnson & Johnson plantea un dilema por su forma de producción.

"La aprobación de la vacuna COVID-19 de Johnson & Johnson para su uso en los Estados Unidos vuelve a plantear preguntas sobre la permisibilidad moral de usar vacunas desarrolladas, probadas y / o producidas con la ayuda de líneas celulares derivadas del aborto", señala el comunicado de los obispos, según ha recogido la prensa estadounidense.

Los obispos diferencian entre la vacuna de J&J y las de Pfizer y Moderna en las que se utilizó una línea celular derivada del aborto para probarlas, pero no en su producción.

"Si las personas pueden elegir entre las vacunas, deben optar por la que menos esté relacionada con el aborto"

Sin embargo, los obispos aseguran en su comunicado que "cuando las vacunas Covid-19 éticamente irreprochables no están disponibles... es moralmente aceptable recibir vacunas Covid-19 que han utilizado líneas celulares de fetos abortados en su investigación y proceso de producción".

Si no hay opción, recomiendan ponérsela

Sin embargo, si las personas pueden elegir entre las vacunas, deben optar por la que menos esté relacionada con el aborto, piden los obispos.

"Por lo tanto, si uno tiene la capacidad de elegir una vacuna, se deben elegir las vacunas de Pfizer o Moderna en lugar de las de Johnson & Johnson", dijo.

"Si bien debemos seguir insistiendo en que las empresas farmacéuticas dejen de usar líneas celulares derivadas del aborto, dado el sufrimiento mundial que está causando esta pandemia, reafirmamos que vacunarse puede ser un acto de caridad que sirve al bien común", agregan.

Ninguna de las vacunas contiene realmente tejido fetal. Las líneas de células fetales son células que se cultivan en un laboratorio, que descienden de células extraídas de tejido fetal de abortos voluntarios en los años setenta y ochenta.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento