El cáncer terminal ataca a una pareja con tan solo tres meses de diferencia y amenaza a sus dos hijos con la orfandad

  • La mujer fue diagnosticada con un cáncer de intestino y el hombre con un cáncer terminal de páncreas
  • Ambos tienen miedo a que sus hijos pequeños Thea, de dos años, y Fearn, de cuatro meses, se queden huérfanos
Diagnóstico, doctor, médico
Diagnóstico, doctor, médico
PIXABAY

Una pareja británica ha recibido, con tan solo tres meses de diferencia, la trágica noticia que conlleva el cáncer terminal. Y es que, aunque ambos se enfrentan a un diagnóstico distinto, los también padres temen por el estado de orfandad en el que pueden acabar sus dos hijos, cuenta el diario Mirror.

Adam, un británico de 38 años, conoció a Caitlin, una australiana de 39, durante su viaje a Australia, y el amor consiguió que ahora los dos vivan en Perth, junto a sus pequeños.

Desde que se cruzaron en el mismo camino, el matrimonio presumía de una vida feliz y saludable, hasta que la mujer fue diagnosticada con un cáncer de intestino en etapa 4, tras dar a luz a su segundo hijo el pasado mes de octubre.

En un principio, Caitlin achacaba los dolores a su reciente parto, sin embargo, tras acudir a una colonoscopia, confirmaron que se trataba de una enfermedad en estado terminal, ya que el cáncer de intestino se había extendido al hígado.

Pero el colmo llegó cuando, tan solo tres meses después, en febrero, el hombre también fue diagnosticado con un cáncer terminal de páncreas. Una valoración totalmente casual, pues Adam tan solo acudió al médico al creer que padecía de una úlcera en el estómago, provocada por el estrés de la enfermedad de su esposa.

Actualmente, a Caitlin le han extirpado el tumor y se encuentra recibiendo quimioterapia para tratar de eliminar la metástasis en su hígado. Mientras que Adam ha iniciado un tratamiento experimental extremadamente agresivo. 

La familia quiere usar su historia para crear conciencia sobre los cánceres agresivos que comienzan en los menores de 40 años y, con ella, instan a las personas a asistir a las pruebas de detección cuanto antes. Mientras tanto, todos esperan que el tratamiento funcione: "Esperamos y oramos todos los días para que el tratamiento que reciben funcione y que tengan años en lugar de meses, afirma la hermana de Adam, Emma Reynolds.

Sin embargo, lo más preocupante para la pareja es el miedo a que sus hijos pequeños Thea, de dos años, y Fearn, de cuatro meses, se queden sin su madre y sin su padre.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento