Camas con cajones, cabeceros con estanterías... muebles de doble uso que solucionan problemas de espacio

Cabecero de cama con almacenaje y estanterías.
Cabecero de cama con almacenaje y estanterías.
LAREDOUTE.ES

Casas en las que cada metro cuadrado vale su precio en oro y que debido a la pandemia se han visto ‘okupadas’ durante muchas más horas al día y con la necesidad de readaptarse para múltiples tareas. Pisos y apartamentos donde ya no solo se duerme a diario o se come en familia los fines de semana sino que se han convertido en despachos, salas de estudio, bibliotecas, centros neurálgicos para el ocio, donde se cocina en familia y donde se hace deporte. ¿Cómo conseguir exprimir al máximo cada centímetro cuando el espacio en la vivienda escasea? Una solución óptima la encontramos en los muebles diseñados para cumplir una doble (y a veces, incluso, una triple) función.

Estas son algunas ideas de diseños versátiles que pueden aportar diferentes soluciones según el momento del día y las necesidades que surjan:

Un clásico, el sofá cama

Poco o nada tienen que ver los sofás cama de hoy en día con aquellos de somier extraíble y fino e incómodo colchón de hace unas décadas. Hoy en día están a la altura cualquier otro sofá del mercado: puede encontrarse en tejidos y materiales tan diversos como el terciopelo o el cuero, de diseño minimalista o clásico - si quieres un sofá cama en forma de Chester, por ejemplo, existe- y son muy confortables. Además, encajan en cualquier espacio. Hay sillones cama individuales y sofás de tres o cuatro plazas que se convierten en amplias camas de noche cuando tenemos invitados o, simplemente, si nos apetece hacer una sesión nocturna de películas en el salón de la forma más cómoda. Algunos incluyen, incluso, zonas de reposapiés con almacenaje para guardar almohadas, ropa de cama y edredón.

Camas con cajones o canapé para almacenaje

¿Qué hacer con todo ese espacio libre debajo de una cama de matrimonio donde se acumulan las pelusas y que resulta tan incómodo de limpiar con el aspirador? Aprovecharlo. Hoy en día las opciones son múltiples: canapés abatibles que nos permiten levantar el somier y el colchón fácilmente para guardar, por ejemplo, ropa de cama o de otra temporada. O bien con cajones a ambos lados, que se extraen fácilmente y hacen un servicio muy similar al de una cómoda.

Cabeceros con estanterías

¿Poco espacio a ambos lados de la cama para poner mesitas de noche? En numerosas tiendan de decoración existen cabeceros con anchos que se adaptan al del colchón y apenas 20 o 25 centímetros de fondo que ofrecen espacio frontal y lateral para almacenamiento y estanterías. Una opción idónea para proteger la pared donde se apoya la cama, colocar cómodamente las almohadas cuando estamos leyendo y tener a mano desde un libro hasta el móvil y el despertador pasando por una lámpara de mesa, un vaso de agua o una pequeña planta.

Bancos con cajones

Sustituir alguna de las sillas de la cocina o el comedor por un banco con almacenaje a modo de cajones puede convertirse en una estupenda solución que nos permite sentarnos a la mesa y, a la vez, guardar algunas cosas en su interior: alimentos de la despensa, vajilla, mantelería, productos de limpieza...

Todo recogido al llegar a casa

La idea anterior pero trasladada al recibidor de casa también puede ser una opción ideal para sentarnos y ordenar todo cuando volvemos de la calle: zapatos, abrigos, paraguas, bolsos, sombreros, llaves, gafas de sol..., evitar dejarlo todo desperdigado por el resto de la casa y tenerlo todo a mano para cuando tengamos que salir otra vez.

Jugueteros y asientos

Un baúl con una colchoneta o un pequeño respaldo en la habitación de los niños o un mueble bajo con cajones o puertas en algún rincón del salón también puede ser una buena solución para guardar juguetes u otros objetos y sumar un pequeño espacio para la lectura. Para muestra unos botones:

Otro clásico del baño

Llevan tiempo entre nosotros pero no está de más recordar uno de los inventos más prácticos y versátiles de los últimos años: el toallero radiador. Proporciona una temperatura óptima en el baño, reduce la humedad de esta estancia y mantiene las toallas siempre secas.

Cocinar, fregar y comer

¿Y qué tal si extendemos unos centímetros la encimera de la cocina o del fregadero para hacer una barra que nos sirva para los desayunos, las cenas informales o contestar unos emails o hacer un zoom con el portátil mientras cocinamos unas lentejas?

La revolución de las mesas de centro

Han dejado de ser el típico armatoste que ocupa mucho espacio delante del sofá y en el que solíamos apoyar los pies a ofrecer numerosas opciones de almacenaje con estantes y cajones ocultos y módulos elevables que aportan una solución ingeniosa para cenar o utilizar el portátil y la tablet. Las mesas nido que encajan unas dentro de otras también ofrecen múltiples posibilidades para extenderlas cuando es necesario y recogerlas en el mínimo espacio cuando no se les da uso.

¿Estantería o mesa de trabajo?

Unas estanterías colocadas de forma estratégica y con la altura correcta pueden ser una gran opción para crear con muy poco presupuesto una zona de trabajo que nos permita utilizar una de ellas como mesa y el resto como solución para colocar archivadores, agenda, libros...

Un tesoro escondido llamado escalera

Si vivimos en una casa de doble planta el hueco de debajo de la escalera puede ser el espacio óptimo para crear una despensa, un armario ropero, una estantería para libros o una zona de trabajo. Sería un suicidio decorativo no darle uso.  

Mostrar comentarios

Códigos Descuento