El renacer de las plantas artificiales: de elemento cutre a imprescindible de la decoración de interiores

  • Se puede encontrar en el mercado réplicas hiperrealistas que imitan a la perfección las texturas, colores y formas.
  • Apenas requieren cuidados pero tienen un enemigo íntimo: el polvo.
Para la fabricación de plantas artificiales de látex se utilizan moldes de plantas y flores reales.
Para la fabricación de plantas artificiales de látex se utilizan moldes de plantas y flores reales.
PIXABAY

Durante décadas han sido consideradas una ‘oveja negra’ en cuestiones de decoración, un elemento cutre o cuando menos kitsch capaz de engañar a muy pocos con imitaciones poco logradas. Sin embargo, en los últimos tiempos las plantas artificiales han regresado a los hogares con fuerza, renovando sus diseños, materiales y formas para demostrar que están a la altura como alternativa a las naturales.

¿Cuáles son las mejores ‘imitaciones’?

Hoy en día las llamadas plantas ‘de plástico’ han dado un salto cualitativo en cuanto a su producción y diseño. Se elaboran en diferentes materiales como el látex, la silicona, la tela y el terciopelo, y se puede encontrar en el mercado réplicas hiperrealistas que imitan a la perfección las texturas, colores y formas de las naturales. Las realizadas en tela y seda suelen ser más propensas al desgaste por lo que la alternativa mas duradera son las de látex para cuya fabricación se utilizan, además, moldes de plantas y flores reales que imitan hasta sus imperfecciones.

¿Qué planta elegir?

Los expertos en decoración recomiendan optar por modelos de hoja pequeña, ya que su imitación es más sencilla y lograda a la vez que más económica. En cualquier caso, en la actualidad pueden encontrarse todo tipo de réplicas en el mercado como la hiedra, el helecho, el poto, las crasas, aromáticas, bambú, cactus... y plantas de hoja brillante como el aloe vera, el ficus lirata, la monstera y todas las variantes de las suculentas.

¿Por qué decantarse por una planta artificial?

Por un lado, las plantas artificiales pueden ser una estupenda opción para aquellas personas que no disponen de tiempo o no tienen un especial don para la botánica: no necesitan cuidados (salvo una esmerada limpieza regular), ni riegos o abonos, tampoco se secan ni hay que recurrir a los amigos para cuidarlas cuando nos vamos de vacaciones.

También son una alternativa perfecta para esos hogares o espacios que no disponen de luz natural. De hecho, el exceso de luz solar o situarlas a la intemperie en balcones u otros espacios exteriores puede convertirse en uno de sus peores enemigos ya que acabará por decolorarlas y estropearlas.

Pero además, otro excelente motivo para utilizarlas es por su alto valor decorativo ya que pueden cambiar de forma radical el ambiente de cualquier estancia. Las réplicas actuales son tan fidedignas a sus originales y de tanta calidad que numerosos decoradores e interioristas recurren a ellas cada vez más para sus proyectos tanto en espacios públicos como en residencias privadas.

¿Cómo cuidarlas?

Las plantas artificiales apenas requieren cuidados pero tienen un enemigo íntimo: el polvo. Por eso, conviene limpiarlas con mucha frecuencia para que no pierdan su lustre. Se pueden utilizar los siguientes sistemas:

Utilizar un spray con una mezcla de agua templada y jabón neutro. Tras pulverizarla podemos secarla con un trapo que no suelte pelo o papel absorbente.

Otra opción es la de introducirlas boca abajo (sin mojar la base) en un cubo con la misma mezcla y pasar después el trapo o papel absorbente.

Si las plantas son grandes y contamos con un balcón o terraza podemos utilizar una manguera.

Por último, si hace tiempo que no las lavamos y se ha acumulado la suciedad podemos sustituir el jabón neutro por vinagre blanco diluido en agua.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento