Un fuerte dispositivo policial evita el contacto entre la manifestación de policías nacionales y la de Arran

  • Los sindicatos policiales y la organización juvenil soberanista iban a coincidir en la plaza Sant Jaume de Barcelona.
Agentes antidisturbios de los Mossos d'Esquadra separan a dos marchas de signo contrario en Sant Jaume.
Agentes antidisturbios de los Mossos d'Esquadra separan a dos marchas de signo contrario en Sant Jaume.
@Arran_jovent

Un fuerte dispositivo policial ha evitado este viernes que dos manifestaciones de signo antagónico se encontrasen en la plaza Sant Jaume de Barcelona: la de los sindicatos policiales y la convocada por Arran. 

En la concentración policial había unas 50 personas, entre ellas el candidato de Vox, Ignacio Garriga, la presidenta de Cs, Inés Arrimadas, y el regidor del PPC en el Ayuntamiento de Barcelona Josep Bou. 

En la de Arran, convocada una hora antes para intentar evitar la otra, una línea de antidisturbios ha evitado que unos 50 manifestantes accediesen a Sant Jaume, y se han tenido que quedar en la plaza Sant Miquel.

Al ver que no podían avanzar, la marcha ha comenzado a caminar por calles estrechas, ha cruzado la Rambla y ha acabado desconvocándose en el Raval.

'Fora les forces d'ocupació' (Fuera las fuerzas de ocupación), 'Fora policia, tortura i assassina' (Fuera policía, tortura y asesina) y 'Fora feixistes dels nostres barris' (Fuera fascistas de nuestros barrios) son algunos de los lemas que han gritado los manifestantes convocados por Arran. Los Mossos d'Esquadra han identificado a todo aquel que intentaba acercarse a Sant Jaume. El diputado de la CUP Carles Riera ha intentado hablar con los Mossos para que permitiesen que la manifestación de Arran entrase en Sant Jaume.

La concentración policial estaba convocada por JUSAPOL, JUPOL y JUCIL con el objetivo de pedir la declaración de Cataluña como Zona de Especial Singularidad y en protesta por "el abandono que viven en esta región los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado por parte del Gobierno".

Las tres organizaciones han denunciado el clima de "creciente fustigación, ataques, odio y rechazo hacia los agentes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional, así como la tensión que sufren sus familiares desde el inicio del proceso independentista". Esto se ha incrementado, dicen, con la campaña electoral, en la que partidos independentistas "han prometido expulsar a los agentes". "Proclamas políticas buscan provocar odio y aumentar los ataques hacia las policías", han añadido.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento