Illa, ante su salida de Sanidad: "No me arrepiento de nada, lo dejo en el momento en que lo tengo que hacer"

  • Confiesa que el peor momento cuando hubo que prohibir que las familias se despidieran de sus muertos: "Las llevo conmigo".
  • Afirma que ahora es "más útil" en la campaña para las elecciones Catalanas, en un contexto "muy preocupante" de la pandemia.
  • Directo | Minuto a minuto de la emergencia por el coronavirus.
Esa es la hora de la discordia legal en Castilla y León y aunque su presidente asegura que no se va a quedar de brazos cruzados, ese toque de queda no está dentro del actual decreto de estado de alarma. Con esto el Gobierno lo recurre y pide al Supremo la suspensión cautelar de la medida. ​ ​El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ya consulta con las comunidades autónomas la posibilidad de modificar el estado de alarma para ampliar las horas del toque de queda nocturno. Después de un fin de semana de conversaciones entre el Gobierno central y los gobiernos autonómicos, algunas comunidades esperan que este miércoles pueda tomarse alguna decisión en el Consejo Interterritorial de Sanidad que 'legalizaría' la decisión que ha tomado Castilla y León de adelantar el toque de queda a las 20 horas
El todavía ministro de Sanidad, Salvador Illa
Horas antes de dejar su cargo, el todavía ministro de Sanidad, Salvador Illa.

Apenas horas antes de dejar su puesto como ministro de Sanidad, Salvador Illa, se ha reafirmado en la gestión que él y el Gobierno han hecho de la pandemia y del momento elegido para marcharse para ser candidato del PSC en las catalanas del 14-F, con las cifras de la tercera ola disparadas. "No me arrepiento de nada de lo que he hecho y dejo mis responsabilidades en el momento que lo tengo que hacer como lo anuncié en su día".

Illa ha tenido ocasión de despedirse y ser reconocido y despedido por parte de la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, durante su comparecencia en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros en la que se ha presentado como un "servidor público" que estará siempre donde pueda ser "más útil". En este contexto, ha considerado que su lugar ahora es la candidatura socialista a la Generalitat, a pesar de que, como en Sanidad, sabe que el futuro probablemente no le deparará un destino "cómodo".

"No me he movido nunca por conveniencias ni debilidades personales, me siento un servidos público y ahora voy donde creo que soy más útil. Los últimos meses han sido apasionantes pero cómodos no han sido y me voy a otra responsabilidad que también anticipo que no va a ser cómoda", ha indicado.

En su última comparecencia como ministro, Illa ha rechazado hacer autocrítica de la gestión de la pandemia. Sí ha reconocido "errores, y también algún acierto", pero como ha sucedido en todos los países. "Yo no conozco a nadie que haya acertado siempre", ha afirmado. De lo que sí se ha mostrado "convencido" es que la pandemia se va a "erradicar" y esta tercera ola se doblegará como se doblegaron las otras dos.  "Estoy convencido, no tengo ninguna duda de que se logrará erradicar", ha afirmado.

De la misma manera, también se ha sacudido las críticas que este lunes le dedicó casi todo el arco parlamentario porque su marcha de Sanidad impide que vaya a comparecer el jueves para dar cuenta del estado de alarma, la evolución de la pandemia y el proceso de vacunación.  En su lugar, ha mostrado a diputados y senadores responsables de cuestiones sanitarias su "respeto y máximo reconocimiento" y ha recordado una de sus intervenciones más memorables en el Congreso, al asegurar que "he aprendido mucho de mis adversarios".

El todavía ministro ha asegurado que el Gobierno "honrará" su compromiso de comparecer una vez al mes y que lo hará su sucesor o sucesora, cuyo nombre dará a conocer esta tarde el presidente del Gobierno y al que deja preparado un informe sobre las tareas a corto, medio y largo plazo.

Lo que también deja Illa es el convencimiento de que España no necesita otro confinamiento domiciliario o adelantar el toque de queda, como piden una quincena de comunidades autónomas. Ha insistido en que existen restricciones alternativas que ya se han ido tomado y que están empezando a dar resultado en las que primero las pusieron en práctica. A pesar de ello, ha reiterado que la situación es "muy preocupante".

Momento más duro

Por otra parte, Illa ha confesado que "el momento más duro" de la pandemia fue cuando tuvo que proponer al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, restricciones que impidieron que las familias pudieran acompañar a los seres queridos que morían por la Covid. "Me llevo conmigo a todas las familias que han padecido y siguen padeciendo [el coronavirus] y a quienes han perdido a un ser querido", ha afirmado Illa en un mensaje de despedida en la rueda de prensa al término de su último Consejo de Ministros.

"Me voy con mucha pena, dejo Madrid, que es una ciudad fantástica y dejo muchos amigos, dentro del Gobierno pero también fuera, y me considero un servidor público y les aseguro que siempre estaré donde sea útil", ha dicho Illa que tras su salida del Gobierno se dedicará plenamente a ser candidato del PSC a las elecciones catalanas del 14F.  

Illa ha dado las gracias a todos los profesionales sanitarios, desde "médicos y especialistas" hasta "celadores y personas de labores de limpieza" y ha subrayado su "vocación y profesionalidad en esta pandemia terrible".

Además, se ha dirigido a la ciudadanía española que ha padecido "medidas muy duras que han alterado la vida cotidiana" y ha agradecido el cumplimiento "ejemplar" de una "forma muy mayoritaria".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento