Detenidos una madre y su pareja por la muerte de su hija de dos años por una paliza en Zaragoza

  • La madre asegura que la pequeña sufrió una caída, pero tras la autopsia la Policía ha procedido a las detenciones.
Imagen del número 2 de la calle María Sánchez Arbós, en Zaragoza.
Imagen del número 2 de la calle María Sánchez Arbós, en Zaragoza.
GOOGLE STREET VIEW

La Policía Nacional ha detenido en Zaragoza a V.M.P., de 28 años, y a su pareja, C.L.V., de 33 años, por la muerte de Leyre, hija de dos años de la primera, que podría haber sufrido una brutal paliza, en un domicilio del número dos de la calle de María Sánchez Arbós, del barrio del Picarral.

Según fuentes policiales, los hechos tuvieron lugar este jueves, 21 de enero, a las 22.50 horas, cuando el Centro de Emergencias 112 recibió una llamada para alertar de que la menor se encontraba en una situación de gravedad después de que la madre acudiera a casa de unos vecinos para pedir ayuda.

La mujer que vive en el piso de abajo, María Pilar Aguilar, ha contado que "al abrir, me encontré a esta chica con la criatura en brazos. Tenía los ojos abiertos, pero no respiraba. Toqué a la niña y estaba helada". 

"Le pregunté qué había pasado y me dijo que la pequeña se había caído y la habían metido en la bañera a ver si recuperaba el sentido. Me asusté mucho, porque me contó que el accidente se había producido por la mañana y no habían ido al médico", ha explicado al diario Heraldo.

Al ver el estado en el que se encontraba la pequeña, su marido, Mariano Fernández, trató de reanimarla practicándole las maniobras básicas de reanimación y el boca a boca, "pero no pude hacer nada", ha lamentado. Por ello, después de que los sollozos de la madre alertaran a los vecinos, se pusieron en contacto con el 112.

Hasta el lugar se desplazó una patrulla de agentes, que pudieron comprobar el estado de la niña, "con moratones por todo el cuerpo". La víctima falleció mientras era trasladada en ambulancia hasta el centro hospitalario.

Los vecinos han asegurado que la pareja vivía allí de alquiler desde hacía "dos o tres meses" junto a sus cuatro hijos, el mayor de nueve años y el más pequeño de nueve meses, el único del que es padre el detenido. Según su testimonio, ambos eran "bastante reservados", los dos "trabajan y no habían dado ningún problema". Además, han asegurado que nunca habían escuchado golpes o ruidos, ni siquiera el día que se produjo el trágico suceso.

El cuerpo fue trasladado al Instituto de Medicina Legal de Aragón, donde este jueves se le practicó la autopsia, en la que todo apunta a que su muerte no se debió a un accidente, por lo que ambos fueron detenidos este viernes. Ahora se encuentran a la espera de pasar a disposición judicial mientras el Grupo de Homicidios de la Jefatura Superior de Policía de Aragón investiga el supuesto asesinato.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento