La profesora que falsificó el acta de Cifuentes en el 'caso Máster': "Sentí que me iban a hacer la vida imposible"

  • Cecilia Rosado admite que tanto Álvarez Conde como otra asesora le presionaron para que hiciera aparecer el acta.
  • ​Este lunes se celebra la primera sesión del juicio en el que la expresidenta se enfrenta a tres años de cárcel.
  • Tras declarar dos de las acusadas, el viernes será el turno de Cifuentes.
Cifuentes, a su llegada a la Audiencia Provincial para ser juzgada por el 'caso Máster'.
Cifuentes, a su llegada a la Audiencia Provincial para ser juzgada por el 'caso Máster'.
EFE
Cifuentes, a su llegada a la Audiencia Provincial para ser juzgada por el 'caso Máster'.

La profesora de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) Cecilia Rosado ha admitido esta mañana que falsificó el acta con el que la expresidenta de la Comunidad de Madrid Cristina Cifuentes quiso demostrar obtuvo el máster que provocó su caída sin ninguna irregularidad. Lo ha hecho en la primera sesión del 'caso Máster', que ha comenzado este lunes en la Audiencia Provincial. También ha relatado Rosado las presiones que sufrió cuando 'eldiario.es' destapó el escándalo: "Yo sentí que me iban a hacer la vida imposible". Cifuentes, que se enfrenta a tres años y medio de cárcel, no ha hecho declaraciones a la entrada pero sí ha aportado el certificado académico de la URJC que acredita que superó TFM y su agenda como delegada del Gobierno en el año 2012. Su turno llegará el próximo viernes 22 de enero.

Las llamadas de presión las realizó, supuestamente, la asesora de la Consejería de Educación con Rafael van Grieken, María Teresa Feito. En su declaración, Feito ha negado haber conocido a Cifuentes, pese a haberla acompañado a recoger su título junto con su jefa de gabinete, Marisa González. Por eso, ha dicho, el día que saltó el escándalo la llamaron la propia jefa de gabinete y Amalia Calonge, acusada de falsificar dos notas para que Cifuentes obtuviese el título, pero se ha desentendido de otras acusaciones.

Rosado, que ha decidido colaborar con la justicia y por ello han rebajado la petición de cárcel a los 21 meses, ha recordado que junto a Feito, con quien entre llamadas y sms sumó 20 interacciones el 21 de marzo de 2018 (el día que se publica que el máster era falso), también le presionó Enrique Álvarez Conde, director del instituto adscrito a la Rey Juan Carlos y que era otro de los acusados hasta que falleció. En total, llamó a Rosado hasta en 24 ocasiones y le envió 15 mensajes de texto en los que le decía "esto hay que arreglarlo, no se puede quedar así". Sobre las llamadas, Feito ha admitido que le pidió que buscase el acta pero negó haberla presionado. "Yo no soy de eso", ha relatado ante el juez.

Sobre la frase que supuestamente le dijo a Rosado en la que le aseguraba que Cifuentes les iba a matar, la asesora del entonces consejero de Educación ha negado haber realizado presiones y también que hubiese hablado con la expresidenta de ello. Sin embargo, la profesora que falsificó el acta ha insistido en su versión y ha ido más allá al recordar que se sintió "asustada, presionada y tensionada" cuando Álvarez Conde le obligó a confeccionar el acta del TFM que pudiese dar aire a Cifuentes. "Hay que arreglarlo y hay que hacerlo ya", le llegó a espetar, según la versión de Rosado, Álvarez Conde.

Asimismo, en su declaración la profesora ha confesado cómo contactó con las otras dos profesoras cuya firma aparece en el acta falsificada por el que acusan a Cifuentes de cometer un delito de falsedad documental. Ha insistido en que era "habitual" que unos profesores firmasen documentos oficiales de otro y lo ha enmarcado en la "forma de hacer" del fallecido director del instituto público. También ha concluido diciendo que nunca Cifuentes acudió a sus clases y que no acudió a la supuesta presentación del trabajo de fin de máster de la expresidenta porque estaba preparando una ponencia en su casa.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento