El virólogo Carlos Pereira avisa de lo que puede pasar en España a mediados de febrero y pide confinar dos meses

Una mujer asomada en el balcón se su casa en Manresa el pasado mes de abril, en pleno confinamiento.
Una mujer asomada en el balcón se su casa en Manresa, en pleno confinamiento.
ACN
Una mujer asomada en el balcón se su casa en Manresa, en pleno confinamiento.
ATLAS

A medida que los casos de coronavirus continúan en ascenso en España tras las vacaciones de Navidad, cada vez son más las voces de los expertos que apuntan a un confinamiento por un periodo limitado de tiempo para evitar un colapso en el sistema sanitario español. El virólogo Carlos Pereira, profesor de virología y epidemiología en la Universidad de Santiago de Compostela, ha asegurado en una entrevista a Nius Diario que "hay razones para preocuparse" en España y ve necesario realizar un confinamiento domiciliario de dos meses, como el que tuvo lugar en marzo del año pasado, para poder doblegar la curva de contagios.

Según Pereira, "es necesario hacer un confinamiento domiciliario", una medida de la que era partidario hacer antes de Navidad. "¿No la hicimos entonces? ¡Pues hagámosla ahora! ¿Se va a hacer? No lo sé. Yo creo que las autoridades tienen miedo y no quieren coger el toro por los cuernos", ha señalado.

La propuesta del virólogo pasa por un cierre combinado con "controles muy estrictos durante la desescalada para evitar la dispersión del virus".

Asimismo, Pereira ha explicado cuándo se podría dar el pico de contagios tras varios días de celebraciones navideñas —el último el día de Reyes, el pasado 6 de enero—. Según ha indicado, no es hasta un mes después cuando ese pico de contagios "se hace más aparente". En el caso de España, el virólogo ha mencionado algunos momentos que pueden ser "causantes" de ese incremento: la cena de Nochebuena, la comida de Navidad, la cena de Nochevieja o la comida de Reyes.

En este sentido, ha vaticinado que "a mediados de febrero podríamos ver el punto álgido del pico y, a partir de ahí, empezar a controlar la curva sin hacer una cuarentena, solo con confinamientos parciales", ha asegurado.

Sin embargo, se ha mostrado realista al señalar que "hay que empezar a ser consciente de que esto no lo vamos a dominar con pequeños controles. En el fondo, lo que estamos haciendo es prolongar esta situación".

En su opinión, no realizar un confinamiento estricto podría provocar un impacto mayor en la economía que las restricciones actuales que se están llevando a cabo en comunidades y municipios: "¿Por qué no les preguntamos a las empresas el impacto que está teniendo el abrir y cerrar continuamente o el abrir a medias? ¿Eso no los está ahogando? ¿No será mejor que sepan a qué atenerse durante un período y después saber que poco a poco se va a poder ir abriendo hasta que la apertura sea completa?", se ha preguntado Pereira.

En el caso de que no se haga un cierre total, como ha apuntado, "podemos tardar dos años más en superar el virus, en que el virus se adapte a la población". Por este motivo, Pereira entiende que no se debe esperar a esa situación y que hay que actuar ya, porque "la vacuna no es la panacea". Y se explica: "Las farmacéuticas diseñan una vacuna para una cepa determinada y el problema es que estamos provocando la circulación de muchas cepas y estamos provocando que haya más variantes. Entonces puede ocurrir que la vacuna no tenga tanta eficacia", concluye.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento