Primeras palabras de María Pombo después de dar a luz a Martín

María Pombo muestra dos posibles 'looks' para la salida del hospital tras el parto
La 'influencer' María Pombo.
Europa Press

Desde este domingo, el 27 de diciembre es para María Pombo y Pablo Castellano el día que nació su primogénito, al que han puesto de Martín. Finalmente no ha sido el primer bebé del año -como muchos especulaban dado que su nacimiento estaba contemplado para el 2 de enero-, pero nada de ello les ha quitado la alegría enorme a los orgullosos padres primerizos.

La influencer, como manda su profesión y dada la cantidad de personas pendientes de cómo iría el parto (que ella misma había explicado que era muy probable que se lo indujeran antes de lo previsto), ha decidido ser ella misma quien dé el parte sobre cómo están siendo estos primeros momentos con su hijo.

La joven de 26 años tiene claro que tanto ella como su marido pecarán de lo que pecan todos los primerizos y lo ha demostrado al confesar que ya le han enseñado cómo debe lavar al pequeño y que aún así han sido unos instantes que ha vivido con bastante preocupación.

"Antes de empezar ya me avisaron de que iba a llorar para que no me asustase", comenzó explicando la vlogger, para quien sin embargo ha sido completamente imposible no ser un manojo de nervios al escuchar los "berridos" que daba Martín -por mucho que esto sea lo usual-.

Entre risas, porque verdaderamente sabe que en realidad esta sobreprotección es natural, ha explicado que ver a su hijo llorar mientras lo bañaban las matronas y enfermeras le ha roto el alma: "Se me partía el corazón; solamente pensaba en que quería que lo sacasen: 'Venga ya, ya está limpio'".

"Me daba una pena horrible", ha dicho María Pombo, que ha añadido que ver a Martín con esos "temblores" era superior a sus fuerzas. Eso sí, al instante lo acariciaba y aseguraba: "Estoy tan a gusto... escuchándole respirar, con sus ruiditos".

Además, ha aprovechado que el nuevo rey de la casase ha quedado dormido para grabarse un vídeo y mostrar al mundo la inmensa felicidad que ahora mismo respira: "Este es el mayor placer de la vida. Tengo mucho sueño pero no puedo dejar de mirarle, y mucho menos dejarle en su cunita".

Por último, ha querido agradecer todos los mensajes que le están llegando (en Instagram tiene casi 1.750.000 seguidores). "Sois increíbles. Es imposible que os conteste a todos, pero de verdad que os estoy leyendo y que gracias", ha finalizado, no sin antes adelantar que responderá a la ingente cantidad de preguntas que le han hecho cuando esté en casa y haya podido tanto aprender como, obviamente, descansar.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento