Barcelona invierte 50 millones para atraer fondos privados que quieran fomentar la energía verde

Placas fotovoltaicas instaladas en el tejado de la estación de metro de la Zona Franca de Barcelona.
Placas fotovoltaicas instaladas en el tejado de la estación de metro de la Zona Franca de Barcelona.
ACN

El Ayuntamiento de Barcelona invertirá 50 millones de euros -que esperan que ascienda a 166 millones con la colaboración de fondos privados- para impulsar la energía renovable en la ciudad. Concretamente, la inversión público-privada irá destinada a la rehabilitación energética de edificios y a la instalación de placas fotovoltaicas en los tejados de la ciudad, todo ello sin coste para los propietarios. El objetivo es incrementar en un 66% la generación renovable local actual.

El proyecto, llamado Mecanisme per l’Energia Sostenible de Barcelona (MESBarcelona), se aprobará en el próximo pleno de diciembre en el Ayuntamiento, y ha sido pactado por el gobierno municipal, ERC y JxCat en el acuerdo de presupuestos 2020. 

Los grupos municipales favorables han descrito la medida, presentada este miércoles en rueda de prensa, como “un instrumento financiero para hacer frente a la crisis económica de la Covid-19”, mediante la atracción de empresas energéticas y la creación de empleo en la ciudad.

Viviendas contaminantes

Los portavoces de los grupos han señalado el envejecimiento de los edificios de la ciudad como uno de los principales problemas de la emergencia climática. En Barcelona, la mitad de los pisos tienen más de 65 años y el 70% de los edificios tienen un certificado energético E.

Muchas de las viviendas de Barcelona están mal aisladas, porque se construyeron en un momento en que la normativa no exigía las mismas condiciones que ahora. Esto es una fuente de contaminación de la que el consistorio ya venía alertando meses atrás. En octubre, el concejal de Emergencia Climática y Transición Ecológica, Eloi Badia, apuntó que la vivienda supone el 20% de las emisiones de gases que contribuyen al efecto invernadero.

Para seleccionar y homologar a los inversores privados, el consistorio exigirá que los propietarios de los edificios no tengan que co-finanzar ni las placas fotovoltaicas ni las rehabilitaciones. Los inversores asumirán el 100% del coste y lo recuperarían a través de la venta de excedente de la energía que se generará, siguiendo el modelo ESCO.

Actualmente, Barcelona solamente produce el 1% de la energía renovable que consume. “Tenemos que mejorar esta cifra para pasar a un modelo de ciudad autosuficiente en todos los aspectos”, ha apuntado Elsa Artadi, portavoz del grupo municipal de Junts per Catalunya.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento