EE UU, Corea del Sur y Japón: los países que ya sufren una tercera ola

  • Estados Unidos ya roza los 200.000 casos diarios, mientras Japón y Corea del Sur se plantean endurecer restricciones.
Vista aérea de un cribado en un instituto de Senjong, en Corea del Sur
Vista aérea de un cribado en un instituto de Senjong, en Corea del Sur
YONHAP / EFE

Estados Unidos, Japón y Corea del Sur son de los pocos países del mundo que luchan en estos momentos contra una tercera ola pandémica de Covid y las diferencias entre cómo han llegado hasta allí el primero y los dos últimos no podría ser más grandes.

Estados Unidos es uno de los países que peor ha encajado el golpe que ha significado la Covid. La nación norteamericana lleva acumulados más de 13 milones de casos y más de 265.000 muertes, más que ningún otro Estado en el mundo.

A diferencia de los países europeos o de los anteriores ejemplos asiáticos, EEUU nunca llegó a reducir al mínimo sus casos tras la primera embestida del virus. El pico de la primera ola se produjo el 11 de abril, con 31.942 contagios en un día y los casos se mantuvieron en una meseta de más de 20.000 diarios hasta que a mediados de junio se volvieron a disparar drásticamente y marcaron un máximo de más de 67.000.

Tras un nuevo periodo de estabilización, a comienzos de octubre los positivos volvieron a crecer rápidamente, esta vez, sin alcanzar techo todavía, aunque ya rondan los 200.000 diarios (hay que tener en cuenta que desde el pico de la primera ola hasta hoy la capacidad de testar se ha multiplicado por nueve en EE UU). Como corolario, otro dato: desde el pasado 2 de abril no ha habido un solo día en el que se hayan notificado menos de 600 fallecidos por la Covid en EE UU.

La forma en que Corea del Sur y Japón han llegado a su tercera ola es completamente distinta, más teniendo en cuenta que ninguno de los dos ha aplicado hasta el momento cuarentenas generalizadas. En el primero de los dos países, los contagios estallaron a finales de febrero y se alcanzó el pico la primera semana de marzo, eso sí, con apenas 900 casos. En Japón, la primera ola coincidió en el tiempo con la de EEUU, pero el impacto fue mucho menor y para finales de mayo los casos diarios se habían estabilizado en torno a los cuarenta.

Los dos países sufrieron un nuevo repunte de contagios durante el verano –en julio en Japón y en agosto en Corea del Sur– que también lograron controlar y desde noviembre encaran una tercera ola de consecuencias inciertas.

En Japón –el país con la población más envejecida del mundo–, las autoridades barajan declarar el estado de emergencia en todo el país si las infecciones no bajan en las próximas tres semanas. Por su parte, en Corea del Sur, el viernes se volvió a superar la barrera de los 500 contagios en un díapor primera vez en ocho meses. Allí, el ministro de Sanidad, Sohn Young-rae, advirtió de que si el aumento de las infecciones se mantiene durante las próximas dos semanas "el sistema de cuidados intensivos puede enfrentar problemas serios".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento