¿Por qué las puntas de las hojas de las plantas se ponen marrones? Identifica el problema

Plantas de interior.
Plantas de interior.
PIXABAY

Tanto las plantas de interior como las de exterior necesitan diferentes cuidados y requieren de atención, unas más que otras, para crecer sanas y fuertes. Uno de los problemas más habituales respecto a las plantas es la aparición de hojas marrones, un inconveniente que puede ser provocado por múltiples factores.

El riego, la falta de poda, el exceso de calor, la humedad o las plagas son algunos de los motivos que pueden hacer que las hojas se pongan marrones. La identificación del problema estará ligada al tipo de planta que sea y los cuidados que necesite.

En primer lugar, la mayoría de las plantas de interior son más sensibles a los cambios de temperatura y soportan peor las corrientes de aire o el frío durante los meses de invierno. Por ello, cuando se coloca la planta cerca de un balcón o ventana, las hojas se pueden volver marrones. De este modo, bastaría con quitar la planta de esa zona y ponerla en un sitio más resguardado, según Jardinería On.

El exceso de riego o la acumulación de agua en la tierra debido a un insuficiente sistema de drenaje también puede hacer que las hojas de las plantas se pongan marrones. De este modo, hay que tener en cuenta que la mayoría de plantas, tanto si se encuentran en el suelo exterior como si están en maceta, tienen que disponer de un correcto drenaje para evitar el exceso de agua.

Al igual que el exceso de agua es malo, también lo es la falta de agua. No regar regularmente las plantas o hacerlo con una cantidad de agua insuficiente puede hacer que se sequen y, por tanto, que las hojas se vuelvan marrones.

Cuando se trasplanta una especie, hay que tener cuidado de no dañar las raíces. Del mismo modo, cuando se ubiquen en su emplazamiento definitivo, hay que tener en cuenta el espacio que estas necesitan para crecer. Dependiendo de la especie, necesitará más o menos espacio. No tener en cuenta estas dos recomendaciones, también puede causar el mencionado problema.

Los excesos de sol o abono son también dos factores que pueden influir en el color de las hojas. El sol directo en algunas plantas puede hacer que esta se deteriore, por lo que la solución pasaría por poner la planta en un lugar de sombra o semisombra y podar las hojas que se hayan visto afectadas. En cuanto al abono, no hay que pensar que cuanto más se abone, más crecerá, ya que esto puede ser dañino para la planta.

Entre otras causas, puede estar el hecho de que las hojas estén ya marchitas, momento en el que se comienzan a poner marrones antes de caerse. Este no es un problema como tal, simplemente, parte de la vida de una planta. Lo mismo pasa con algunas especies que, durante el mes de otoño, vuelven sus hojas de color marrón o se secan antes de caer. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento