Los Mossos desmontan el relato exculpatorio de dos de los acusados por los atentados en Barcelona y Cambrils

El acusado Driss Oukabir durante el juicio en su contra en la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares, Madrid este martes donde ha comenzado el juicio por los atentados del 17 de agosto de 2017 en Barcelona y Cambrils (Tarragona).
El acusado Driss Oukabir durante el juicio en su contra en la Audiencia Nacional por los atentados de Barcelona y Cambrils de 2017.
EFE/ Fernando Villar POOL

Los dos mossos máximos responsables de la investigación de los atentados de agosto del 2017 han explicado este miércoles en la Audiencia Nacional, en la segunda jornada del juicio del 17-A, que los acusados Mohamed Houli Chemlal y Driss Oukabir sí participaron activamente en los preparativos de los ataques yihadistas

En la primera sesión del juicio de este martes el primero dijo que se arrepentía de los hechos y que no compartía el propósito de sus compañeros, y el segundo dijo que desconocía totalmente los preparativos y que no era nada religioso. Pero los jefes de antiterrorismo de los Mossos han dado detalles sobre su implicación que pone en duda la versión exculpatoria de los dos encausados.

Mohamed Houli colaboró poco

El inspector que instruyó la investigación desde el principio hasta mayo de 2018, de la Comisaría General de Información, ha explicado que Mohamed Houli Chemlal hizo hasta cinco declaraciones a los Mossos los primeros días, cuando aún estaba herido por la explosión de Alcanar, pero colaboró poco, ya que fue dando información parcial y de forma progresiva, y los datos que daba no sirvieron para identificar a ningún sospechoso ni para evitar ningún delito

De hecho, al principio dijo a los Mossos que en el chalet fabricaban petardos, y no fue hasta que la policía encontró su pasaporte en la furgoneta de la Rambla y ya había explotado por segunda vez el chalet que admitió la fabricación de explosivos. Los investigadores supieron los nombres de todos los miembros de la célula tras el ataque de Cambrils. "No aportaba nada nuevo que no supiéramos ya", dijo un subinspector.

Los investigadores también detectaron que Houli Chemlal había intentado pedir préstamos rápidos por teléfono, seguramente para financiar la compra de precursores de explosivos, pero le fueron denegados. La financiación de la célula se basó en robos a empresas donde habían trabajado.

Se tiene constancia de la integración de Oukabir en la célula

Sobre Oukabir, el inspector ha explicado que se tiene constancia de su integración en la célula en mayo del 2017, cuando la célula ya se había adoctrinado y ya hacía preparativos concretos, y probablemente lo hizo a través de su hermano pequeño Moussa (uno de los que atentaron en Cambrils). No han podido encontrar ningún contacto directo con el imán, pero lo atribuyen a que ya tenía antecedentes policiales y tomaba muchas precauciones para evitar seguimientos, como por ejemplo apagar el móvil cuando se encontraba con Abdelbaki Es Satty.

El subinspector que hizo de secretario de las diligencias hasta mayo de 2018 y luego se convirtió en el instructor explicó que no han podido localizar señal del teléfono de Oukabir en Alcanar, pero sí algún testigo lo vio por la zona.

Sobre su implicación con la célula, ha explicado que, cuando en agosto de 2017 viajó a Marruecos, compró tres teléfonos móviles, algo "extraño". En algunas conversaciones desde allí, explicaba que estaba mejor en Marruecos que en Cataluña con los "kafir", los infieles, y también habló de teléfonos, cargadores y cables. También explicaba que debía someterse a un ritual de purificación religiosa y le dice a su pareja que se ponga el 'niqab', que se tienen que casar y que confíe en Alá. Driss Oukabir dijo este martes que no era nada religioso. 

Por otra parte, su hermano, Moussa Oukabir, uno de los terroristas abatidos en el ataque de Cambrils, le envió un vídeo sobre cómo amortajar a un musulmán muerto.

En sus planes sólo contemplaban ataques con explosivos

Sobre los objetivos de los terroristas, el subinspector reiteró que eran el Camp Nou, la Sagrada Familia y la Torre Eiffel, y el día elegido el 20 de agosto. También habían hecho cientos de investigaciones sobre la Audiencia Nacional, la 'tomatina' de Buñol, la sede de la OTAN, la base aérea militar de Zaragoza y el pantano de Riudecanyes. 

En cambio, no hicieron investigaciones sobre las Ramblas, pero sí algunos de ellos acudieron presencialmente. No obstante, en sus planes sólo contemplaban ataques con explosivos, no con armas blancas o atropellos con vehículos, lo que apunta a que la explosión en la casa de Alcanar les pudo haber hecho improvisar.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento