Un 23% de los catalanes ha aumentado bastante o mucho el gasto en alimentos tras el confinamiento

Supermercado (Archivo)
Una imagen de archivo de un supermercado.
Europa Press - Archivo

Después del confinamiento durante la primera ola de Covid-19, el 23% de los catalanes gasta bastante o mucho más en comida, según un estudio sobre hábitos alimentarios realizado a través de un cuestionario entre mayo y junio que ha presentado este miércoles el Departamento de Agricultura del Govern. 

José M. Gil, director del Centro de Investigación en Economía y Desarrollo Agroalimentario-UPC-IRTA (CREDA), organismo al que la consellería encargó el informe, lo ha atribuido a que "se come más en casa" y a que "el precio de algunos productos frescos ha subido". También ha señalado que el gasto ha crecido sobre todo entre personas de menos de 60 años y entre las que viven en hogares de más de tres personas o sin gente mayor. Más del 70% de los catalanes, sin embargo, invierte lo mismo que antes del confinamiento en comida o poco más.

El estudio también muestra que un 16,6% ha aumentado mucho o bastante la tendencia a almacenar y que un 18% ha reducido en la misma medida el desperdicio de alimentos, algo que Gil ha achacado, en parte, a que "la situación económica y financiera es más complicada".

Un 19,6% tiene ahora más interés por el producto local y un 4,8% compra más en tiendas de barrio, dos constataciones del informe que son consecuencia de que "gente que iba por rutina" a establecimientos comerciales más grandes, como por ejemplo supermercados, "descubrió" con el confinamiento otro tipo de comercios.

El estudio muestra, por otro lado, que el 20% de los catalanes ha reducido su frecuencia de compra y que los que hacen una o menos a la semana han pasado del 57,0% antes de la pandemia al 77,5%.

Además, un 5% ha dejado de ser el responsable de comprar alimentos en su casa y también se come ahora de forma más saludable. Por ejemplo, el 19% declaró haber aumentado "bastante o mucho" el consumo de fruta, y el 19,6%, el de verduras. Por contra, el 15,6% ha reducido en la misma medida el consumo de precocinados.

Gil ha señalado, asimismo, que ha crecido la compra 'online' de alimentos, pero que "la variación ha sido muy pequeña". En cambio, ha dicho que ha "subido mucho" el encargo de comida a domicilio a restaurantes.

"Muchos de estos cambios han venido probablemente para quedarse", ha afirmado, por su parte, la consellera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación, Teresa Jordà, que lo ha celebrado. Y es que ha señalado que pueden ser "oportunidades" para lograr objetivos que el Govern persigue desde hace años, como por ejemplo, impulsar el producto de proximidad. "Ganan las familias porque comen alimentos más frescos, el medio ambiente y los campesinos, porque las cadenas de distribución son más cortas, lo que mejora su remuneración", ha explicado.

También ha recordado que la Generalitat aprobó el año pasado una ley para prevenir el desperdicio de comida, por lo que ha considerado positivo que el informe apunte que este ha disminuido. 

En España

El estudio no solo analiza los hábitos de alimentación de los catalanes, sino también los del conjunto de España, donde un 19,8% ha aumentado el gasto en comida y un 16,1% la tendencia a almacenar. Además, el 14% desperdicia menos tras el confinamiento.

Un 4,8% va menos a supermercados e hipermercados y un 23% ha reducido su frecuencia de compra.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento