Los argumentos de Trump para defender el "fraude" y cuáles son los estados que quiere pelear

Estados en duda.
Estados en duda.
Carlos Gámez

Donald Trump, si pierde, no asumirá su derrota. Y se ve perdedor. Por eso el arma que le queda en el bolsillo es el de la impugnación. Los estados en los que los medios no han proyectado ganadores son Nevada, Arizona, Carolina del Norte, Pensilvania y Georgia. Hasta el momento, Biden lidera en Nevada y en Arizona, mientras que el presidente estadounidense lo hace en los otros tres. Pero con esas previsiones a Trump no le sirve para seguir siendo presidente.

En ese contexto, el equipo de Trump que ha presentado demandas intentando parar el conteo por presuntas irregularidades en Pensilvania, Michigan, Georgia y Nevada. Además, ha solicitado que se vuelva a contar Wisconsin, donde Biden también se impuso ya en la noche del miércoles. Michigan, por otra parte, también apunta casi con total seguridad hacia el demócrata.

Estados en los que Trump quiere impugnar.
Estados en los que Trump quiere impugnar.
Carlos Gámez

Según las últimas proyecciones Biden cuenta con 253 votos electorales de los 270 necesarios, Trump suma 214. Al demócrata, de esta forma, le vale con que se cumpla alguna de estas fórmulas. Con una victoria en Pensilvania, que reparte 20 votos electorales, el candidato demócrata conseguiría la presidencia. Lo mismo ocurriría con cualquier combinación que incluyera dos de los otros estados en disputa: Arizona (11 votos), Nevada (6 votos), Georgia (16 votos) y Carolina del Norte (15 votos). Lo más sencillo, sumando los que ya tiene, es que se dé la victoria en Arizona y en Nevada. Así, Biden se sentaría en el Despacho Oval.

Muchas fuentes apuntan ya a que la vía del Supremo por la que parece que va a optar Trump en caso de perder no convence para nada a algunos gobernadores republicanos. No cuenta con el respaldo del partido y ya ha abierto la opción incluso de presentarse en 2024. La ley le permitiría hacerlo. Por otro lado, desde la campaña de Biden son optimistas respecto a ganar Georgia y Pensilvania, lo que daría una victoria holgada al candidato demócrata sin tener que esperar el resultado de los otros estados en disputa.

Mientras, en la calle, un grupo de simpatizantes de Trump rodeó este miércoles un centro de recuento de votos en el condado de Maricopa, en el estado de Arizona, al grito de "¡contad los votos!". A eso apela el presidente para no tener que abandonar la Casa Blanca.

Estas son, de momento, todas las demandas con las que la campaña del gobernante desafía el proceso electoral:

Nevada

Sin haber aportado pruebas, el equipo de Trump aseguró que hubo fraude en el estado clave de Nevada porque se permitió votar a unas 10.000 personas que ya no viven allí y, además, se contabilizaron los sufragios de personas fallecidas.

En este y otros casos, las alegaciones de la campaña se basan en bulos. Las autoridades electorales de cada estado revisan con frecuencia las listas de votantes para eliminar los nombres de aquellos que han fallecido, por lo que no hay pruebas de que sea un problema generalizado.

La Justicia de Nevada todavía no se ha posicionado. Todas las demandas que Trump ha interpuesto podrían acabar en manos del Tribunal Supremo, la máxima instancia judicial del país.

Georgia

La campaña decidió presentar su demanda en el condado de Chatham, donde se encuentra la ciudad de Savannah y que es de tendencia demócrata, por lo que podría beneficiar a Biden.

De nuevo sin aportar pruebas, la campaña afirmó que, en ese condado, un observador republicano vio cómo se añadían ilegalmente 53 papeletas emitidas tarde a un montón de votos por correo que llegaron a tiempo. Para ser válidas, las papeletas en Georgia debían llegar antes de las 19.00 horas locales de este martes, día de las elecciones.

Un juez de Georgia desestimó este jueves la demanda por falta de pruebas.

Michigan

La campaña alegó que la secretaria de Estado de Michigan, la demócrata Jocelyn Benson, la máxima autoridad electoral en el estado, estaba permitiendo que se contaran las papeletas que se habían depositado por adelantado sin la supervisión de observadores de ambos partidos.

Por eso, pidieron que se detuviera el escrutinio y que se revisaran aquellas papeletas a las que los observadores republicanos supuestamente no habían tenido acceso.

Una magistrada rechazó este jueves la petición de la campaña de Trump porque dijo que estaba basada en "rumores" y, además, recordó que el escrutinio prácticamente ha terminado en Michigan, por lo que la demanda llegaba demasiado tarde.

Pensilvania

La campaña de Trump ha pedido que se permita a los observadores republicanos situarse a una distancia de menos de 1,8 metros (seis pies) de cualquier mesa donde se esté llevando a cabo el cómputo de votos, para supervisar mejor el proceso.

La Corte de la Mancomunidad de Pensilvania falló este jueves a favor de Trump, pero su decisión tiene un impacto limitado, ya que no detiene el escrutinio ni invalida ninguna parte del cómputo que se ha hecho hasta ahora en ese estado bisagra.

Por otro lado, la campaña de Trump pidió el miércoles al Tribunal Supremo de EE UU que le permita unirse a una demanda que ya presentó el Partido Republicano estatal.

Los republicanos de Pensilvania habían pedido a la máxima instancia judicial del país que invalidara el fallo del Tribunal Supremo de Pensilvania que permite que se cuente el voto por correo que llegue como tarde el viernes, siempre y cuando se haya enviado el día de las elecciones.

232
306
Donald Trump Joe Biden
Mostrar comentarios

Códigos Descuento