Nace el Observatorio de Arquitectura Saludable: "La salud es una prioridad a la que debe atender la arquitectura"

  • Ha nacido en España como respuesta a la pandemia, una iniciativa que es pionera a nivel internacional.
  • Hablamos con una de sus impulsoras, la arquitecta y CEO de Galöw Rita Gasalla. 
Rita Gasalla.
La arquitecta, CEO de Galöw e impulsora del Observatorio Rita Gasalla.
CEDIDA

Se trata de una iniciativa pionera a nivel mundial que tiene como objetivo apostar no solo por edificios y ciudades sostenibles, sino más sanos para sus habitantes. El Observatorio, alineado con la agenda 2030, está constituido por un Comité de Expertos de reconocida trayectoria en España y el mundo. Una de sus impulsoras, junto con Laura González-Molero, Maria Eizaguirre, Ignacio Aedo, Eloy Bohúa, Baldomero Falcones, Juan Fernández Aceytuno y Juan Travesí, es Rita Gasalla, arquitecta y CEO de Galöw, que conversó con 20minutos sobre el proyecto.

Acto de constitución del Observatorio de Arquitectura Saludable.
Acto de constitución del Observatorio de Arquitectura Saludable.
CEDIDA

 ¿Con qué objetivo nace este Observatorio de Arquitectura Saludable?

La pandemia ha provocado una discusión en torno a priorizar la salud o la economía. La arquitectura saludable resuelve esa disyuntiva, porque armoniza esas dos dimensiones a través de la creación de edificios y ciudades saludables. El Observatorio de Arquitectura Saludable busca velar por la salud de las personas en sus oficinas, escuelas, viviendas y otros recintos de uso compartido, y contribuir simultáneamente a la recuperación económica, a través de la transformación de la industria, incorporando elementos que priorizan el bienestar de las personas.

¿Qué es la arquitectura saludable?

La arquitectura saludable se define como “aquella que se centra en crear espacios interiores que colaboren a preservar la salud y generar una sensación de bienestar en sus ocupantes, tanto física como psicológica”. ¡Ese es nuestro objetivo!

En tiempos de coronavirus, ¿qué papel juegan las ciudades y nuestros edificios?

Antes de la Covid-19, varios estudios habían demostrado que pasamos de media entre un 80 y un 90% de nuestra vida en espacios cerrados. Esta crisis ha agudizado esa situación por el confinamiento y las nuevas formas de trabajo que están cobrando cada vez más fuerza. Los edificios y las ciudades ya eran determinantes en nuestra calidad y esperanza de vida antes del virus, y ahora tienen un papel crítico. Sabemos que la mayor parte de los contagios se da en espacios cerrados y ahí está clave para detener la propagación. La arquitectura saludable es un enfoque que propone los medios para ser resilientes ante nuestro principal desafío de superar este virus y estar preparados para futuras pandemias.

"Los edificios y las ciudades ya eran determinantes en nuestra calidad y esperanza de vida antes del virus, y ahora tienen un papel crítico"

 Se habla mucho de la importancia de la ventilación, del peligro de los espacios cerrados. ¿Qué más podemos hacer?

En febrero algunos arquitectos advertimos de que la transmisión del Covid-19 podía tener lugar a través del aire y en julio más de 200 científicos de 39 países publicaron una carta respaldada por diversas investigaciones, señalando la importancia de la propagación del virus por aerosoles.

Con el coronavirus en los espacios cerrados, ocurre lo que en otros tiempos con el humo del tabaco cuando estaba permitido fumar en oficinas, restaurantes o aulas: se dispersa por el aire en todo tipo de lugares de pública concurrencia. De ahí que la ventilación sea tan relevante, porque renovar el aire diluye el virus y reduce su capacidad de infectarnos.

Además de la ventilación, la ciencia y la tecnología han avanzado lo suficiente como para ofrecer soluciones de purificación y monitorización del aire. Actualmente, se está extendiendo el uso de estos equipos en lugares donde la posibilidad de ventilación es reducida.

 El teletrabajo es ya una realidad... ¿cómo se va a traducir en la arquitectura?

Urge un cambio de paradigma. El teletrabajo es una realidad en parte porque los espacios de trabajo no están garantizando la seguridad y la tranquilidad de los empleados. Sin embargo, en algunos sectores la presencialidad es indispensable o conveniente, y ahí es donde está el gran desafío de que las oficinas sean saludables. Este es, de hecho, uno de los puntos más sensibles para lograr la recuperación económica.

El aumento del teletrabajo está contribuyendo a bajar temporalmente la densidad de las oficinas, algo que es muy conveniente en estas circunstancias. Sin embargo, a largo plazo las compañías deberán revisar sus inversiones de infraestructura, porque eso les ayudará a garantizar su continuidad operativa y a proteger el talento humano.

En la escala urbana, al igual que el trabajo ayudó a consolidar las ciudades como las conocemos, el teletrabajo tiene el potencial de disgregarlas, por ejemplo, se está dando la tendencia de micro-centros urbanos, que dan una respuesta completa a las necesidades de los ciudadanos a distancias que se pueden abarcar a pie. Las personas ahora no solo elegirán su lugar de residencia en función de las oportunidades laborales, sino de la calidad de vida que les ofrezcan a ellos y a sus familias. Ese es el nuevo estándar de competitividad de las ciudades. La arquitectura y el urbanismo deben responder a todo lo anterior.

¿Qué papel debe jugar la Administración Pública?

Las sociedades se definen por la agenda común que sean capaces de trazar. El Estado y las empresas deben ir en la misma dirección, y responder a las necesidades de la sociedad civil. Tenemos que establecer esos acuerdos sociales, no sólo para reconstruir lo que esta pandemia nos ha quitado, sino para evolucionar como país. Esta crisis abre una oportunidad: España puede remontar estas circunstancias si todos, incluyendo la Administración Pública, asumimos que cuidar la salud y el bienestar no es una cuestión de reactividad ante las amenazas, sino de proactividad. Es necesario que construyamos una agenda país de salud, bienestar, resiliencia y prevención desde distintas disciplinas para que cada comunidad autónoma, con sus instituciones públicas y su tejido empresarial, pueda responder a situaciones como esta y ojalá de forma coordinada y homologada.

Decía Octavio Paz: “La arquitectura es el testigo insobornable de la historia, porque no se puede hablar de un gran edificio sin reconocer en él el testigo de una época, su cultura, su sociedad, sus intenciones..." ¿Qué significa para ti la arquitectura?

Coincido con el espíritu de esa definición. La arquitectura es una expresión de lo que queremos como sociedad y cada época nos exige definir nuestro propósito colectivo y legado para las futuras generaciones. En la nuestra, la salud es una prioridad a la que todos los arquitectos estamos llamados a responder.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento