900.000 catalanes son víctimas de precariedad laboral grave, que se está agravando con la crisis de la Covid

  • El 11% de los hogares catalanes están en una situación de grave inestabilidad del empleo, según Cáritas Barcelona.
Desempleo.
Desempleo.
LA INFORMACIÓN

La Covid está agravando aún más la delicada situación que están viviendo muchos colectivos laborales en Cataluña por el impacto de la crisis sanitaria y económica derivada de la pandemia. Lo resalta, por cuarto año consecutivo, la plataforma Església pel Treball Decent cuando este jueves se conmemora e Día Mundial por el Trabajo Decente. 

El último informe de FOESSA, Plou sobre mullat, advertía que en Cataluña hay 1,5 millones de personas en una situación de exclusión social y que, ahora, el coronavirus ha afectado de lleno "sobre un mercado laboral que ya era precario", indicó el pasado miércoles en un acto Desirée García, responsable de formación e inserción laboral de Càritas Diocesana de Barcelona.

"El coronavirus ha afectado de pleno sobre un mercado laboral que ya era precario" (Desirée García, responsable de formación e inserción laboral de Cáritas Diocesana de Barcelona)

En la última Encuesta de Población Activa (EPA), correspondiente al segundo trimestre de 2020, la cifra de desempleados en Cataluña se ha situado en 472.900 personas, un total de 41.600 más que en el mismo trimestre de 2019 (9,6%). 

"La destrucción de ocupación se ha concentrado en los asalariados con contrato temporal", afirmó García, que añadió que "estos puestos temporales de trabajo se han destruido al ritmo de un 19% interanual, y que actualmente hay 112.700 hogares catalanes sin ingresos, un 3,7% más que en el mismo trimestre de 2019".

Actualmente hay 112.700 hogares catalanes sin ingresos, un 3,7% más 
que en el mismo trimestre de 2019

El informe resalta que 906.500 catalanes viven en hogares en los que la persona que aporta los principales ingresos se encuentra en una situación de inestabilidad laboral grave, es decir, llevar tres meses o más sin trabajo, trabajar sin contrato ni prestaciones a la seguridad social, haber encadenado seis o más contratos o haber sido contratado por tres o más empresas. 

Son el 11.7% de los domicilios catalanes y, de este porcentaje, más de la mitad de las familias aseguran que no cuentan con dinero suficiente para hacer frente a gastos imprevistos. Y casi el 24% podrían quedarse sin suministros básicos por impago de facturas.

En el acto del miércoles, la responsable de análisis social e incidencia de Cáritas, Miriam Feu, hizo un diagnóstico de la situación actual de la población vulnerable en Cataluña. Constató que la tasa de paro subiría del 12,8% hasta el 22% si se añadieran a la lista las personas que ya no buscan trabajo porque creen que no lo encontrarán, los afectados por un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) y las personas con un trabajo parcial involuntario. 

El Conseller de Treball, Afers Socials i Famílies Chakir El Homran, advirtió que un mercado laboral que expulsa a jóvenes, mayores de 50 años, a los migrantes y a las mujeres no cumple con el contrato social: "El trabajo es sinónimo de vida digna, y la situación actual no nos sitúa en este supuesto". Y recordó que ninguna otra crisis anterior a a de la Covid había afectado con tanta dureza a la economía sumergida. Respecto a la inmigración, indicó que "tres meses de contrato y un año de residencia tendrían que ser suficientes para conseguir los papeles y vivir y trabajar aquí".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento