Cómo limpiar los trapos y bayetas de casa para evitar las bacterias

Lejía
La lejía destruye bacterias, hongos y virus.
GTRESONLINE

Las bayetas, trapos y estropajos que se usan en el hogar para limpiar deben lavarse con frecuencia y prestando especial atención a dónde se guardan, ya que pueden ser un foco de transmisión de gérmenes y bacerias. 

De este modo, si se limpia con una bayeta y no se aclara o si se deja durante horas en el fregadero húmedo, pueden acumularse en ella microorganismos que, posteriormente, se extienden por las superficies de la cocina al limpiar. Qué menos que los utensilios que se usan para limpiar el hogar estén limpios y sean higiénics. 

De hecho, un estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios señaló que más del 90% de las bayetas y estropajos analizados mostraban un nivel de higiene deficiente. Así, aunque a simple vista pueda parecer que están limpios, en realidad no están libres de microbios. 

Acabar con las bacterias en las bayetas

Para poner fin a este problema de acumulación de bacterias y gérmenes en las bayetas, trapos y estropajos que se usan para limpiar, se pueden seguir una serie de recomendaciones, entre las que se encuentran: 

  1. Eliminar los restos de comida de la bayeta después de cada uso.
  2. Aclarar, escurrir y dejar secar después de cada uso. Se pueden utilizar unas gotas de lejía como método desinfectante adicional o dejarlos a remojo en agua con lejía diluida al 10% durante al menos 5 minutos.
  3. Dejar la bayeta extendida para evitar que se acumule la humedad.
  4. Renovar frecuentemente los estropajos y bayetas, ya que cuanto más desgastados estén, más propensos serán a acumular bacterias. 
  5. Utilizar una bayeta para cada zona, es decir, una bayeta para el baño, otra para la cocina... Además, se deben guardar en sitios distintos.

Además, hay que tener en cuenta que no por meter las bayetas y trapos a la lavadora, se eliminan todas las bacterias. A veces, en lugar de solo limpiarlos, hay que desinfectarlos. Para este fin es muy útil el microondas, donde se tienen que introducir las bayetas húmedas. También el uso de lejía es recomendable. 

Después de desinfectar las bayetas, se puede proceder a limpiar con ellas la cocina o la parte de la casa que se desee y, porsteriormente, en lugar de dejarla en el fregadero u otro sitio donde puedan proliferar las bacterias, hay que desinfectarla y echarla a lavar.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento