Erdogan amenaza a Grecia y a la UE con desencadenar una guerra en el Mediterráneo

President Erdogan heads to Algeria
President Erdogan
MUSTAFA KAMACI

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, condenó a principios de esta semana la intención del primer ministro griego Kyriakos Mitsotakis de extender las aguas territoriales de la costa oeste del país, considerándolo un peligro para la seguridad de navegación de todos los barcos que se encuentran en la región.

El conservador Mitsotakis explicó que la extensión se llevará a cabo en una zona marítima que va desde las islas del Jónico (entre Grecia e Italia) y el Cabo Ténaro, en el sur de la península del Peloponeso y aseguró "Grecia está creciendo". El primer ministro dijo que de esta manera Grecia ejercitará su "derecho soberano inalienable" de acuerdo al artículo 3 de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CONVEMAR). Según este artículo, "todo Estado tiene derecho a establecer la anchura de su mar territorial hasta un límite que no exceda de doce millas marinas medidas a partir de líneas de base determinadas de conformidad con esta Convención".

Mitsotakis aseguró que Grecia podría extender sus aguas territoriales también en otras zonas en el futuro, en un guiño a la disputa que mantiene con Turquía por la delimitación de zonas económicas exclusivas y la búsqueda de hidrocarburos en el Mediterráneo oriental. Estas declaraciones fueron hechas durante un debate parlamentario sobre los acuerdos firmados en los últimos meses con Italia y Egipto para demarcar las Zonas Económicas Exclusivas (ZEE) de estos países.

Por su parte, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan ha advertido "Turquía tomará lo que le corresponde del Mediterráneo, el Egeo y el Mar Negro". También ha asegurado de nuevo de que Turquía no renunciará a sus derechos ni hará "ninguna concesión" en sus aspiraciones sobre los mares Mediterráneo, Egeo y Negro, según el diario 'Daily Sabah'.  En este último mar, Turquía ha localizado un importante yacimiento de gas natural con el que aspira a reducir su dependencia energética.

"Si (los griegos) quieren pagar un precio, dejemos que vengan y se enfrenten a nosotros. Si no tienen valor para hacerlo, deberían apartarse de nuestro camino", ha advertido Erdogan, durante un acto público en el que ha acusado a Grecia de actuar como un matón en el Mediterráneo.

Ante esto el martes el ministro de Exteriores alemán, Heiko Maas, viajó a Grecia y Turquía para intentar calmar las tensiones entre estos países vecinos y les advirtió de que jugar con fuego es altamente peligroso y cualquier "chispa puede llevar a una catástrofe".

Apoyo europeo a Atenas

Atenas, por su parte, ha pedido a las autoridades turcas que pongan fin a las exploraciones de yacimientos energéticos en el Mediterráneo oriental, por entender que están entrando en zonas que exceden la soberanía de Turquía. El Gobierno griego ha recibido en estos llamamientos el respaldo de sus socios europeos y de la UE en su conjunto.

La ministra de Defensa francesa, Florence Parly, ha subrayado en Twitter tras el inicio de las maniobras militares que "el respeto del Derecho Internacional debe ser la regla y no la excepción", en un momento en que "el Mediterráneo oriental se transforma en un espacio de tensiones".

"Nuestro mensaje es simple: prioridad al diálogo, a la cooperación y a la diplomacia para que el Mediterráneo oriental sea un espacio de estabilidad (y no) un campo de juego de las ambiciones de algunos", ha dicho Parly, incidiendo en que se trata de "un bien común".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento