El presidente de la petrolera hispano-argentina Repsol YPF, Antonio Brufau, se ha mostrado dispuesto a dejar la dirección de la compañía si la rusa Lukoil toma el control de la empresa sin lanzar una OPA por el 100% del capital.

Lukoil negocia comprar un 20% de las acciones, no un 30%

Brufau reiteró que si alguien quiere controlar la empresa debe respetar las reglas del mercado, el carácter privado de Repsol YPF, su independencia a la hora de definir un proyecto de negocio y su españolidad, algo que la compañía rusa ya se mostró dispuesta a aceptar.

Estas palabras de Brufau llegan el mismo día en que Lukoil ha rebajado sus pretensiones, ya que está negociando la compra de un 20% de la compañía, que compraría a Sacyr, La Caixa y y Caixa Catalunya, en lugar del 30% que se barajó en un principio.

Independiente, privada y española

"Cualquier cosa que no pase por esto, cualquier cosa que suponga la pérdida de control de la compañía como consecuencia de una operación que no sea lanzar una OPA no me va a tener a mí al frente", afirmó en declaraciones a los medios de comunicación durante la presentación de la Guía Repsol 2008.

Si toma menos de un 30% debe someterse al reglamento interno de la compañía
Brufau reiteró que someterse a las reglas del mercado significa que si una empresa toma menos de un 30% debe someterse a la legislación vigente y al reglamento interno de la compañía.

Según dijo, esto último supone que los accionistas deben "ayudar a la gestión de Repsol YPF hasta donde puedan o donde sepan, pero dentro de lo que es la protección de la totalidad de los accionistas".