La banda terrorista ETA volvió a matar, y lo hizo en la localidad guipuzcoana de Azpeitia. La víctima fue el empresario vasco Ignacio Uria Mendizabal, de 71 años y uno de los responsables de la empresa constructora Altuna y Uría, amenazada por ETA.

La empresa en la que trabajaba había sido amenazada por la banda terrorista

Uría había salido de la sede de su compañía y se dirigía al restaurante 'Kiruri', donde solía comer y jugar a las cartas con su cuadrilla de amigos. Se dirigía al garaje para subir a su coche cuando dos terroristas efectuaron al menos dos disparos que le han alcanzado en la frente y en el pecho.

El empresario fue tiroteado a la una y cinco de la tarde y fue atendido por efectivos sanitarios de las ambulancias medicalizadas de la Ertzaintza por espacio de una hora sin que se le pudiera salvar la vida.

No llevaba escolta

El restaurante 'Kiruri', al que acudía diariamente, está muy cerca de las oficinas de la empresa Altuna y Uría, que participa en la construcción del trazado de la 'Y' ferroviaria vasca, obra amenazada por ETA.

La empresa Altuna y Uría ya sufrió un sabotaje en marzo de 2007, cuando desconocidos pincharon las ruedas de varios camiones de esta constructora e hicieron pintadas en ellos contra el Tren de Alta Velocidad. El pasado 18 de agosto se produjo el último comunicado de ETA en el que amenazaba a las empresas que participan en las infraestructuras de la línea de alta velocidad vasca.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE SAN SEBASTIÁN.