Cistitis en perros: ¿cómo podemos identificarla y cuál es su tratamiento?

Perro con cistitis
Los perros con cistitis pueden mostrarse apáticos.
GTRESONLINE

Aunque la cistitis se asocia a las personas, lo cierto es que también puede afectar a los perros. Identificarla no siempre es fácil, ya que los animales no pueden comunicar verbalmente lo que les está ocurriendo. Por esta razón, conviene prestar atención a algunas señales de alerta.

El Colegio Oficial de Veterinarios de Alicante (ICOVAL) afirma que son las hembras las que sufren con más frecuencia la cistitis, pues “su uretra es más corta que en los machos y es más fácil padecer las infecciones urinarias”. Esto no quiere decir que los machos no puedan contraer la cistitis. Lo hacen y, cuando ocurre, “tienen más problemas por obstrucción de la salida de la orina”.

¿Por qué aparece la cistitis en perros?

La cistitis en perros puede aparecer por varias causas. Desde una malformación del aparato urinario, hasta la presencia de tumores o de cálculos renales. Cuando esta infección afecta al tracto urinario, lo que sucede es que aparecen bacterias y microorganismos que causan la inflamación de la vejiga.

Lo importante no es saber identificar la cistitis a tiempo, sino prevenirla. Para ello, se deben analizar cuáles son aquellos factores que pueden estar provocando que los perros desarrollen esta infección urinaria. Tal vez se trate de alguna de las causas ya expuestas, pero también puede deberse a enfermedades endocrinas que debilitan el sistema inmune del animal.

¿Cómo podemos identificarla?

Como los perros no se pueden comunicarse verbalmente con nosotros, es importante prestar atención a algunas posibles señales que pueden alertarnos de que algo no va bien. Por ejemplo, el síntoma más llamativo suele ser el incremento de la necesidad de orinar del perro. De hecho, debido a la cistitis, orinará muchas veces, pero muy poca cantidad.

Otro de los síntomas que no se nos deben pasar por alto es si, además de lo anterior, el perro se lame con bastante frecuencia sus genitales de una forma ansiosa o nerviosa. Esto lo hará después de orinar por el escozor y el picor que les producirá evacuar debido a la presencia de la cistitis. 

En algunos casos, los perros pueden quejarse o poner posturas algo extrañas mientras están orinando fruto de esa incomodidad que están sintiendo. Además, conviene que prestemos atención a la orina de los perros porque puede que en ella haya un color ligeramente rojizo que alerte sobre la presencia de cistitis.

Finalmente, no nos podemos olvidar de que si los perros empiezan a dejar gotas de orín en el sofá o en otros lugares, cuidado. Esto, si no sucedía antes, es un claro indicativo de que hay un problema de infección de orina.

Tratamiento para la cistitis

Según ICOVAL, el tratamiento para la cistitis en perros no puede ser otro que con antibióticos. Estos se los debemos suministrar de la forma indicada para evitar que la cistitis vuelva a aparecer en el corto plazo.

En ocasiones, si vuelve a aparecer la infección, esto puede ser debido a que las bacterias se han hecho fuertes y resistentes a los antibióticoso que el problema que causa la infección todavía no se ha resuelto.

En todo caso, no debemos pasar por alto ninguno de los síntomas de la cistitis, ya que es una infección muy incómoda y que puede provocar que los perros se muestren apáticos mientras la cistitis no se resuelve. Acudir al veterinario lo antes posible es fundamental para que la infección no continúe evolucionando y mermando la calidad de vida del animal.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento