Los dos españoles que han resultado heridos en la ola de atentados que han tenido lugar en Bombay se encuentran fuera de peligro.

Esto no son petardos, son disparos"

El matrimonio formado por María Rosa Romero y Rafael Beaus
acababan ayer de llegar al Hotel Taj de Bombay, ciudad a la que habían acudido para realizar algunos negocios, cuando empezaron los tiroteos y los ataques.

"Los enfermeros nos sacaron del hotel sin miramientos para poder salvar nuestras vidas y las de ellos", ha recordado María Rosa Romero a El Periódico de Catalunya.

Beaus asegura que en un primer momento, al escuchar las primeras detonaciones, creyeron que se trataba de una boda. "Eso no son petardos, son tiros", le replicó su esposa.

Una hora escondidos

Entonces, les recomendaron que se fueran de la recepción del hotel, que temblaba a causa de la ola de ataques, pero ellos se negaron y se resguardaron en una esquina.

Tras permanecer una hora tumbados en el suelo, con temor a moverse, rodeados por charcos de sangre y cristales y con el ruido atronador de los ataques de fondo, se calmó un poco la situación y llegaron los equipos sanitarios, que los evacuaron.

La pareja también resultó afectada por los ataques terroristas; él con una pierna rota y un neumotórax y ella con medio centenar de piezas de metralla alojadas en el cuerpo.